Expendedores no recibirán pagos con tarjeta en vacaciones y puede haber paro

Rentabilidad. Las expendedoras reclaman al Gobierno y a las petroleras un mayor margen de rentabilidad. Por eso también restringirán ventas con tarjetas de crédito. Puede haber paro entre el martes y miércoles próximos.
La mayoría de las estaciones de servicio de todo el país no aceptarán tarjetas de crédito en estas vacaciones a la vez que hasta anoche, evaluaban la posibilidad de convocar a un nuevo paro nacional para la semana que viene pidiendo medidas que solucionen la baja rentabilidad de estas empresas.

La medida de no expender con tarjetas de crédito alcanza a los surtidores ubicados en centros turísticos y no sólo a los independientes. Además, muchos de ellos, propiedad de las compañías petroleras tampoco las admiten o acotan su uso a productos Premium.

Ayer, Jorge Saad secretario de la CEPASE (Cámara de Expendedores local) confirmó que a nivel nacional se evaluaba la posibilidad de un paro para la semana próxima. Esto es así porque esta semana se deberían haber reunido integrantes del Gobierno, de las petroleras, las estaciones de servicio y los representantes de los trabajadores, pero la reunión no se concretó. Para hoy, estaba abierta la posibilidad de una nueva convocatoria que, de fallar, abriría las puertas a una posibilidad concreta de paro para el martes y miércoles de la semana venidera.

Saad, agregó que “las tarjetas de crédito están suspendidas, se las ha querido volver a colocar en las estaciones, pero la mayoría no ha aceptado, las únicas que las aceptaban eran petroleras oficiales, pero aparentemente la recepción está muy difícil, ahora más se pelea desde las estaciones por el tema de recuperar la rentabilidad porque al no haber rentabilidad, tampoco va a haber tarjetas de crédito”.

En tanto, desde uno de los portales oficiales de las estaciones de servicio, Surtidores.com señalaron que “el costo implícito en las ventas con tarjetas de crédito es desproporcionado con la realidad comercial de las estaciones de servicio, por los altos costos operativos y corrimiento del plazo de acreditación, es cada vez más numerosa la cantidad de estaciones de servicio que dejan de aceptar las tarjetas de crédito como medio de pago por la compra de combustibles líquidos”.

La determinación de los expendedores se cifra en el reclamo de una mayor rentabilidad, y en ese sentido la venta con dinero plástico se lleva buena parte de la escasa ganancia que los empresarios perciben por la venta de naftas y gasoil.

Los estacioneros exigen que las empresas le cobren en lugar del 1,5% actual, que representa el 20% de la rentabilidad bruta de las estaciones de servicio, la mitad, es decir, el 0,75%. Además, pretenden que las firmas de tarjetas de crédito abonen el dinero a los 5 días corridos de efectuada la venta, y no a los veintiún días hábiles como ocurre en la actualidad.

Comentá la nota