EXPENDEDORES DE NAFTA El Gobierno busca evitar otro paro de estacioneros

No quiero un paro de 48 horas". La frase, según trascendió, habría sido pronunciada por la presidenta Cristina Kirchner en relación con las negociaciones que vienen manteniendo los expendedores de estaciones de servicio, el sindicato que nuclea a sus empleados (FOESGRA) y las petroleras para definir una mayor margen de rentabilidad para el sector.
Por eso, los funcionarios de la secretaría de Energía siguen en conversaciones con el líder del gremio, Carlos Acuña, elegido para coordinar la mesa "multisectorial". El objetivo oficial es desactivar una nueva medida de fuerza con la que amenazan los distintos eslabones de la cadena de comercialización si el Gobierno no encuentra una solución al conflicto. Sucede que el miércoles pasado, los estacioneros llevaron adelante un paro de actividades que tuvo un alto nivel de acatamiento y produjo serios inconvenientes entre los usuarios.

Si bien continúan las instancias de diálogo, especialmente entre Acuña y los funcionarios y también con YPF, la principal petrolera del mercado, el miércoles que viene, podría definirse otro paro, esta vez de dos días.

"Es la única salida", señaló ayer uno de los dirigentes del sector muy excéptico en cuanto a la posibilidad de que el Gobierno arbitre una salida favorable para el negocio de los surtidores.

Mientras tanto, los estacioneros más optimistas aseguran que la alternativa más viable para destrabar el conflicto es que el Gobierno reduzca la carga impositiva que grava la comercialización de hidrocarburos.

Comentá la nota