Expectativas de empresarios y gremios por el impacto de las medidas anticrisis

Los comerciantes piden simplificar los trámites, mientras que los industriales dicen que hay que generar confianza y los productores advierten sobre las altas tasas de los bancos. Los gremios insisten en la necesidad de aumentar los controles y advierten que falta el trabajo
Las medidas anticrisis que el Gobierno nacional presentó la semana pasada, como alternativas para evitar que la economía argentina se vea afectada por la crisis internacional, tiene distintas lecturas en la realidad provincial.

Empresarios y gremios de distintos rubros hablan de los riesgos y esperanzas que despiertan los anuncios a nivel local.

El presidente del Centro Comercial e Industrial de La Rioja, Federico Mikosky, informó que en el sector "no es alto" el grado de endeudamiento con el fisco, debido a los controles permanentes que sufren de las autoridades fiscales y laborales, por lo que el incentivo a las PyMES y la moratoria impositiva no tendría un impacto significativo en el comercio local.

"Aunque hay algunos con moratoria por IVA, la mayoría de la gente está al día porque si quiere ser proveedor del Estado o acceder a créditos hay que evitar las deudas", puntualizó.

No obstante consideró positivas las medidas anunciadas por la presidenta Cristina Fernández, siempre y cuando se simplifiquen los trámites en las oficinas fiscales para que los empresarios puedan acceder con facilidad a los beneficios y el Gobierno se comprometa a mantener las reglas de juego.

Puso como ejemplo las medidas propuestas como paleativos a la crisis del campo, que hicieron que sólo el 20 por ciento de los productores pudieran acceder a los beneficios y por otro lado advirtió que de nada servirá el blanqueo de personal si el Gobierno está pensando en establecer la triple indemnización.

"De por sí la Argentina tiene una política fiscal compleja, por lo que no cabe complicar las cosas", advirtió el referente de los comerciantes locales que no dejó pasar la oportunidad para quejarse por la renovación del impuesto al cheque.

El vicepresidente segundo de Cámara Riojana de Productores Agropecuarios, Mario González, afirmó, en tanto, que en materia laboral "hay que cuidar lo que está", a la vez que indicó que "hay que ver cómo se instrumentan las medidas anunciadas desde el Ejecutivo nacional".

Sugirió que para el sector debería haberse tomado alguna estrategias para bajar las tasas de interés de los bancos, que actualmente rondan el 45 por ciento, ya que "no hay actividad que soporte" esas condiciones para el crédito.

"Más que ver cómo se solucionan los problemas con la AFIP, hay que evitar que el país caiga en una recesión. Hay que lograr medidas que mantengan el consumo o lo incrementen, como así también hacer una apuesta muy fuerte a la exportación", remarcó.

En tanto el presidente de UNIR, José Brizuela, hizo hincapié en la "necesidad de generar confianza en el país para que quienes sacaron su dinero afuera, vuelvan a invertir en la Argentina", aunque analizó con cierto recelo la eficiencia de la medida.

No obstante rescató que la moratoria fiscal puede impactar en forma positiva en las industrias para incentivar la producción y analizó que actualmente a las empresas les preocupa aumentar las ventas para poder pagar o sostener sus compromisos fiscales y consideró que la propuesta de blanqueo laboral puede tener un buen impacto en las PyMES.

A pesar de ello, Brizuela indicó que la manera más directa de influir en la economía local es en la inversión en la obra pública y sugirió que la Provincia presente proyectos que "representen dos o tres veces el presupuesto provincial".

Los gremios

Por su parte el referente de los trabajadores textiles, José Cáceres, indicó que la mayoría de los trabajadores del Parque Industrial están en planta o contratados por lo que mantienen cierta formalidad.

Igualmente consideró que las medidas nacionales pueden inducir a las empresas a tomar más trabajo, aunque destacó que la suba de aranceles a la importación beneficiará los productos que no pueden competir con la industria extranjera.

Cáceres reclamó también un principio de Justicia y que el Estado "debe premiar también a los empresario que cumplen y que están al día con sus obligaciones".

En el ámbito local, el dirigente sugirió que el Secretario de Promoción de Inversiones debe liderar un nuevo Ministerio de la Producción que, conjuntamente con el equipo de profesionales que trabaja en la repartición, elaboren soluciones adecuadas a los planteos de las empresas locales y ratificó la marcha del próximo miércoles en defensa de la Promoción Industrial.

En tanto el secretario general de la UOCRA, Nicolás Maldonado, denunció que en el sector de la construcción hay mucha gente en negro, pero la falta de trabajo hace que la gente no reclame. "No se puede exigir porque no hay trabajo", declaró.

De cualquier manera el dirigente adelantó que después de que el Gobierno cumpla con el pago de las redeterminaciones, le pedirán a la Subsecretaría de Trabajo que hagan un relevamiento por las constructoras para detectar irregularidades y exigir el cumplimiento por parte de las empresas.

Asimismo, Maldonado se esperanzó de que en el anuncio que hará la presidenta el próximo 15 de diciembre, se incluyan muchas obras para La Rioja en el plan de obras públicas y pidió que se diversifiquen las empresas para que prolifere el empleo.

Un poco más crítico y descreído el dirigente mercantil, Miguel Medina, dijo que el Gobierno nacional y provincial, en connivencia con los empresarios "le meten miedo a los trabajadores, en especial a los privados, para que no reclamen por sus derechos".

"Si no controlan esto puede ser una apología del subempleo o el empleo en negro", advirtió Medina. En este sentido dijo que "la crisis no tiene que afectar los derechos de los trabajadores" y reclamó por una urgente legislación que obligue a las grandes cadenas de supermercados, que ocupan a casi 800 trabajadores en La Rioja, a respetar los días de descanso.

Comentá la nota