Sin expectativas, los docentes se reúnen hoy con el Gobierno

El encuentro está previsto para media mañana. Fueron convocados los gremios del sector y no docentes. Antes, se reunirá la Intersindical.
Sin expectativas sobre la posibilidad de lograr un acercamiento, referentes de los gremios docentes se reunirán hoy con representantes del Gobierno, en el marco de la primera audiencia de la conciliación obligatoria dictada la semana pasada por Trabajo, luego de tres semanas consecutivas de paro.

El encuentro está previsto para media mañana en la sede de la Dirección de Inspección Laboral, que conduce Eduardo Tapia.

Previamente, los referentes del frente de gremios estatales se reunirán en ATECA para evaluar la postura de las bases y definir qué pasará en caso de que fracase la conciliación.

Los gremios ATECA, UDA, SUTECA, SADOP, al igual que los no docentes, fueron notificados de la convocatoria, que en lo formal busca abrir el diálogo entre las partes.

Sin embargo, en los sindicatos se muestran escépticos sobre el resultado del encuentro, en razón de las posiciones irreductibles de las partes. Mientras los docentes se mantienen firmes en el reclamo de una recomposición salarial -pedido que acompañan otros trabajadores estatales-, el Gobierno asegura que no tiene recursos para solventar una mejora en los haberes, al menos hasta fin de año.

Es por eso que los gremialistas sostienen que la conciliación tiene por objetivo enfriar la protesta y permitir que las escuelas puedan concluir el ciclo lectivo 2009.

"Estamos convencidos de que esto se trata de una dilatación más, para que el Gobierno pueda terminar sin mayores trastornos el año escolar", analizó Nancy Agüero, secretaria general de UDA.

La sindicalista explicó que se llevará un petitorio que incluye varios temas, entre ellos el pedido de un aumento, pero también otras cuestiones como la titularizaciones y devolución de días descontados por los paros. Además, la solicitud para que se convoque a paritaria o a una mesa de política educativa.

"Creo que esto va a ser más de lo mismo. No va a haber una respuesta a lo que pedimos", dijo la sindicalista, quien espera que "a la reunión vayan funcionarios con algún poder de decisión".

Agüero consideró que el Gobierno "debe entender la educación como una verdadera política de Estado y no quedarse sólo en el discurso".

La presión de las bases

Luego de dictada la conciliación, ATECA convocó a una consulta en las escuelas de toda la provincia para determinar qué pasos tomará. Es que la decisión de acatar la disposición de Inspección Laboral por parte de la cúpula sindical generó muchas críticas entre maestros y profesores, porque sostienen que se trata de una estrategia oficial para romper con la huelga.

Las voces críticas en este sentido se escucharon tanto en la Capital como en el interior.

La conducción del sindicato, liderada por Francisca Dumeni y Carlos González, deberá decidir, en base a esa información, si, en caso de que fracase la audiencia, vuelven las medidas de fuerza. En este sentido, hay cada vez más presión para que se retome el plan de lucha.

Reclamo de estudiantes

Además de los padres de chicos que perdieron varios días de clases por las medidas de fuerza, estudiantes "autoconvocados" de Andalgalá reclamaron la normalización total de las actividades y la suspensión definitiva del paro de brazos caídos que los gremios docentes vienen sosteniendo.

Anoche, un grupo de adolescentes y jóvenes se manifestó alrededor de la plaza principal de la ciudad, con la participación de vecinos.

Saúl Reynoso, vocero de los jóvenes organizadores, dijo que el anuncio de los docentes de no continuar con el paro "no garantiza que evitarán nuevas medidas de fuerza".

"Ya el año pasado no se cumplieron los 180 días de clases, y ahora no llegamos ni a la mitad", dijo, enumerando los días perdidos por los paros, el dengue y la gripe A, además de distintas celebraciones.

"Pedimos respeto por los derechos de los alumnos", dijo Reynoso y advirtió que de persistir el reclamo docente, ellos saldrán también a manifestarse en las calles.

Comentá la nota