Expectativa en torno del conflicto policial.

Expectativa en torno del conflicto policial.
Familiares de los autoacuartelados marcharán hoy a la Jefatura. Advierten a los agentes nuevos.
Las diferencias entre los policías autoacuartelados en el Centro Policial Sargento Suárez y el Gobierno provincial van subiendo de tono y la relación se tensa con cada hora que pasa. Desde un lado exigen la vuelta al diálogo y, del otro, la finalización de la medida de fuerza para avanzar con cualquier conversación.

A este punto llegó la lucha salarial de los policías que no aceptan el incremento del 12% ofrecido por el Gobierno y esta semana podría ser decisiva en el conflicto, sobre todo porque el Gobierno anunció la incorporación de más de 200 nuevos efectivos, a partir del jueves 5.

Hoy, a las 9.30, familiares de los policías que llevan adelante la medida de fuerza y efectivos retirados y pensionados, marcharán desde el Centro Policial Sargento Suárez hacia la Jefatura de Policía, donde realizarán un abrazo simbólico del edificio para luego dirigirse a la plaza 9 de Julio para reclamar la vuelta al diálogo con las autoridades.

La convocatoria busca generar un llamado del Gobierno para reabrir el diálogo, según lo señalado a El Tribuno por uno de los voceros de los autoacuartelados, Rubén Argañaraz.

Los policías que no aceptaron el ofrecimiento salarial del Gobierno permanecen concentrados en el Centro Policial Sargento Suárez y aseguran que no desistirán de su actitud hasta tanto no se reabra el diálogo con el Gobierno.

Advertencia

Mientras tanto, una fuente estrechamente vinculada con la conducción policial señaló a este diario ayer que "corren riesgo los agentes nuevos, recientemente ingresados en la fuerza y aún sin confirmación en el cargo, si persisten en la medida". Cien entraron en diciembre y otros 200 se incorporaron hace un mes.

"Si siguen apoyando el paro están cometiendo una falta muy grave", consideró el informante quien, extraoficialmente, estimó en el 30% la adhesión en la Capital y "menos en el interior".

Según estimaciones, en Orán y Cafayate la actividad es normal; en Tartagal el ausentismo es mínimo -alrededor del 15%- igual que en Metán y Joaquín V. González.

La fuente recordó que el viernes el gobernador, Juan Manuel Urtubey, firmó el decreto estableciendo sanciones para quienes falten a sus puestos de trabajo. Por cada día de inasistencia se descontarán haberes y si se superan las siete consecutivas, se considerará abandono de trabajo, lo que puede ser sancionado con la baja del servicio.

Sin embargo, desde el lado de los autoacuartelados, señalaron que en la Capital provincial el acatamiento al paro alcanza, al menos, el 80 % de la fuerza y que en el interior es aún mayor. "Es una falacia que en Tartagal es mínimo el acatamiento -dijo Argañaraz-, la Policía está totalmente paralizada en esa localidad, al igual que en Orán y en Rosario de la Frontera", sostuvo.

El líder de los autoacuartelados dijo a este medio que la Jefatura está queriendo debilitar la medida con mentiras, en alusión a los tres miembros que supuestamente renunciaron a la comisión.

"En cuanto a la sargento Saavedra, ella decidió renunciar hace más de dos meses porque la Jefatura nos convocaba un martes para negociar el miércoles y esto generaba que ella no se pueda organizar con su familia para venir a las reuniones", dijo.

En cuanto a Rodríguez, otro de los renunciantes, aseguró que nunca fue integrante de la comisión, sino que él les ayudaba por parte de la Jefatura a diagramar las grillas porque es quien entiende mejor en la fuerza esos temas, pero nunca fue miembro de nuestra comisión, recalcó.

Finalmente, sobre Barrero aseguró que "nunca participó de ningún paro".

Garantía

La actividad judicial que se reanuda hoy luego de la feria de enero, tendrá "cobertura policial garantizada a través de las unidades especiales", se dijo ayer desde la Jefatura de Policía. El fin de semana, la Policía aseguró el desarrollo de los corsos y los espectáculos deportivos y estuvo presente con patrullas y motos.

Comentá la nota