Expectativa por la reunión entre Lula y el presidente de los EEUU

Expectativa por la reunión entre Lula y el presidente de los EEUU
El mandatario brasileño será hoy el primero de América Latina en dialogar en la Casa Blanca con el nuevo presidente de los EEUU. Se espera que le acerque inquietudes de toda la región
El jefe de Estado brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, viajó ayer a Washington, donde hoy será el primer líder latinoamericano que se reúna con el presidente norteamericano, Barack Obama, ante quien se espera que represente los intereses tanto de la Argentina, como de Cuba, Venezuela y toda la región.

Lula viajó junto con una numerosa delegación integrada, entre otros, por sus ministros de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, y de la Presidencia, Dilma Rousseff, a quien ha propuesto como candidata para las elecciones presidenciales del año próximo.

Amorim ha dicho que, aunque Lula "no fue elegido portavoz" de la región, "llevará su visión sobre América Latina en general, pero sin afán de dar consejos, sino de exponer su percepción".

El propio Lula ha asumido ese papel de líder regional y declarado que desea que "los Estados Unidos tenga hacia América Latina una mirada amistosa", pues es "una región pacífica y democrática" que debe ser observada "por el lado del desarrollo y la producción" y "no del tráfico de drogas y el crimen organizado".

Amorim admitió que, aunque el Gobierno cubano no ha pedido que el gobernante brasileño interceda por la isla ante Obama, el asunto estará sobre la mesa mañana, cuando ambos jefes de Estado se reúnan en la Casa Blanca.

"Es inevitable hablar sobre Cuba" pues "es muy simbólico para América Latina", indicó el canciller, quien calificó las relaciones de Estados Unidos y el Gobierno cubano como "anómalas".

Agregó que "seguramente" Lula insistirá en que los EEUU debe tener un "gesto", que no puede ser otro que eliminar o al menos aliviar el embargo que impuso a Cuba en 1962, algo que el mandatario brasileño ya dijo en diciembre pasado, cuando recibió en Brasilia al presidente cubano, Raúl Castro.

En relación a Venezuela, el gobernante brasileño sí ha recibido "luz verde" del presidente Hugo Chávez para abogar por unas mejores relaciones.

El mensaje, según Amorim, será que se propicien "el diálogo y la comprensión", con "disposición para cooperar y entender", y que se "evite elaborar sobre problemas del pasado", en una clara alusión a las difíciles relaciones de Estados Unidos con Venezuela durante el Gobierno de George W. Bush.

El jefe de la diplomacia dijo confiar en que Obama sabrá "comprender los cambios que ha habido en la región y su propia diversidad" política, a fin de establecer una nueva relación basada en la cooperación para el desarrollo.

Fuentes diplomáticas también destacaron la simpatía que Lula siente por Obama, cuya elección ha comparado con la suya y con las de otros dirigentes latinoamericanos.

En ese marco favorable, Lula aprovechará para analizar con Obama la próxima reunión del G-20, así como la V Cumbre de las Américas, que se celebrará en abril en Trinidad y Tobago.

En el primer caso, insistirá en que la crisis global impone el establecimiento de mayores controles a los mercados financieros y recuperar el papel del Estado en la economía. También reiterará su convicción de que la crisis no puede ser atajada con medidas proteccionistas.

Comentá la nota