Expectativa provincial por la coparticipación del impuesto al cheque y nueva reprogramación de deuda vía Anses

La posibilidad de que se coparticipe el 100 % del impuesto al cheque centra la atención del conjunto de las provincias y en especial del Chaco, que también busca completar una operación de recompra de deuda con el Anses, de modo de aliviar los vencimientos de capital e interés que obligan al pago de unos 60 millones de pesos mensuales.
Estas son las dos definiciones centrales que en materia de política económica fiscal se esperan conseguir del nuevo ministro de Economía Amado Boudou y que dependen aún de la conformación del nuevo equipo que acompañará al ex jefe de la Anses.

También se pedirá a ese organismo un cambio en la mecánica de reconocimiento del déficit previsional para sumar asistencia. Además se planteará a la Nación que se amplíe el Programa de Asistencia Financiera (PAF) en unos 24 millones de pesos, alcanzando los 314 millones pretendidos por la Provincia en la reprogramación de la deuda de este año, que sólo recibió 290 millones.

Reprogramación con impuesto al cheque

El hasta ahora ratificado gerente financiero Benigno Vélez planteó la posibilidad de implementar una reprogramación de los vencimientos de la deuda chaqueña en bonos garantizados (Bogar), mediante la compra de estos papeles para bajar tasas y prolongar plazos. Una reprogramación por el estilo, permitiría aflojar en hasta unos 20 millones mensuales los servicios de la deuda provincial, según estiman los técnicos que evalúan la propuesta.

Por otra parte, los funcionarios de las provincias que participan de las reuniones del Comité Federal de Responsabilidad Fiscal, replican las versiones nacionales de que la misma presidente de la Nación defina en breve la coparticipación total del Impuesto a las Transferencias Bancarias.

El Impuesto al Cheque se coparticipa hoy solo en hasta un 30 %. Una recaudación nacional mensual del orden de los 1700 millones de pesos, que podrán dejar un importante aporte a la situación de caja de las jurisdicciones subnacionales a mediano plazo.

La decisión podrá aportar unos 20 a 22 millones extras mensuales al Chaco, aliviando considerablemente el desfinanciamiento del orden de los 350 millones de pesos que el gobernador Capitanich admitió ayer a NORTE.

La intención del gobierno es articular este flujo de fondos, también con una reprogramación de los vencimientos de la deuda, de modo de reducir los descuentos automáticos que se aplican en la coparticipación que se gira al Chaco.

El preocupante panorama fiscal admitido el domingo por el gobernador a NORTE por el impacto de la caída de los recursos esperados, podrá escribir en julio un angustiante resultado. Sólo la exigencia de una masa salarial que demanda 235 millones mensuales marca el desfinanciamiento asegurado contra una coparticipación que apenas podrá estar entre los 210 a 220 millones según la estimación de la coparticipación, a la que se descuenta el 15 % con destino a los municipios.

Comentá la nota