Expectativa por la jura de Singh

Manmohan Singh, el hombre que tiene el crédito de mucha de la liberación económica detrás del boom de India, juró nuevamente como primer ministro del país, el primer político desde Nehru en ser reelecto después de un período completo. Vestido con un elaborado sari blanco, verde y dorado, el presidente Pratibha Patil le tomó juramento a Singh, de 76 años, y a todos los miembros del gabinete en una ceremonia en el impresionante palacio presidencial de Delhi. Mientras 19 ministros juraban ayer, más lo harán la semana que viene en una segunda ceremonia.
La demora en tomar juramento a todos los ministros fue aparentemente para permitir al Partido del Congreso tiempo para completar las negociaciones de coalición con sus aliados. El DMK, un partido regional del sur de India, se fue después que el Partido del Congreso, liderado por Sonia Gandhi, no aceptara sus demandas. El líder del DMK, M. Karumanidhi, y su entorno hicieron las valijas y se fueron de Delhi ayer a la mañana.

Singh, vestido con turbante azul, juró "preservar proteger y defender la Constitución y dedicarme al servicio del bienestar de la gente de la República de la India". Pero enfrenta muchos desafíos.

Dado el éxito del Partido del Congreso en las elecciones que se extendieron durante un mes, y la ausencia de la necesidad de aliarse a alguno de los grandes partidos regionales, habrá más presión para que Singh y sus colegas atiendan necesidades urgentes en materia de infraestructura, salud pública, educación y reducción de la pobreza.

Algunos informes sugieren que sin el peso de sus ex aliados de izquierda, el Partido del Congreso buscará empujar reformas para atraer inversiones extranjeras y privatizar el sistema previsional. El sector de consumo también se podría abrir a empresas del exterior.

El primer ministro, un ex economista de carácter tranquilo y con reputación de honesto, fue arrojado a su presente situación en el 2004, cuando Sonia Ghandi renunció y lo nombró su sucesor. Desde entonces lo han acusado de ser un testaferro político de Ghandi, que custodia el cargo hasta que el hijo de Ghandi, Rahul, esté listo para ocuparlo.

Comentá la nota