Expectativa por el impacto del resultado en los mercados

Pasaron las elecciones y hoy será el turno para que se expresen los mercados tras digerir los resultados de ayer, que marcaron un duro revés electoral para el oficialismo. Economistas y operadores financieros siguieron de cerca hasta altas horas de la noche los datos del escrutinio, mientras sonaban los teléfonos de clientes inquietos por el posible impacto en la economía.
A priori se imponen dos lecturas, que seguramente el transcurso de las horas se ocupará de dilucidar. Por un lado, el debilitamiento del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner –cuando aun restan dos años de mandato– amplia la incertidumbre sobre el rumbo que tomará el Ejecutivo a partir de hoy. Sobre todo si, con un escenario de fuerzas políticas más adversas, la Casa Rosada no modera el carácter confrontativo al que apeló hasta ahora.

Sin embargo, la victoria de Francisco de Narváez en la provincia y la consolidación del PRO en la Ciudad de Buenos Aires refuerza al mismo tiempo la presencia de un frente opositor más market friendly, que genera optimismo entre los hombres de negocios.

Para Miguel Kiguel, titular de la consultora Econviews, "los mercados van a interpretar los resultados de la elección de manera positiva". En su opinión, "el voto de ayer refleja un revés para la política de intervencionismo del Gobierno".

Su diagnóstico coincidió con el de Daniel Marx, ex secretario de Finanzas y director de AGM: "En general creo que va a ser positivo. Espero que esto conduzca a la normalización de varias situaciones, como la intervención al Indec".

Por su parte, Miguel Bein, socio del Estudio Bein, consideró que "el escenario de un oficialismo perdedor no genera mayor certidumbre, porque es un revés político cuando todavía restan dos años de mandato". No obstante ello, Bein afirmó que "también puede ser interpretado como un acenso de sectores más pro mercado, lo que reforzaría la necesidad del Gobierno de buscar consenso con otros sectores".

La de ayer fue la primera derrota electoral del kirchnerismo desde que Néstor Kirchner asumió la presidencia en 2003. Y también fue la primera vez que los santacruceños llegaron a las urnas sin su tradicional aliado político: la economía, que durante cinco años experimentó un vigoroso crecimiento.

La crisis financiera internacional y otros factores internos (conflictos con el campo y estatización de las AFJP) erosionaron a la economía local. A partir de hoy, el Gobierno deberá acelerar medidas pendientes para recuperar la confianza del mercado.

Comentá la nota