Expectativa entre los taxistas por el impacto que tendrá la nueva estación

Ya fueron demarcadas y señalizadas las nuevas paradas de taxis cercanas a la nueva estación. El servicio funcionará con un esquema provisorio hasta que se construyan las vías de ingreso y egreso exclusivas. Para los taxistas, los resultados se podrán evaluar cuando la terminal esté funcionando a pleno.

Una vez que la nueva estación de ómnibus de larga distancia de Mar del Plata comience a operar, se pondrá a prueba el esquema que fue diseñado provisoriamente por la comuna para asegurar el servicio de transporte urbano en la zona de San Juan y Luro, en particular, el relacionado con los taxis.

Se calcula que en los horarios pico de los días de mayor afluencia turística, por ese sector de la ciudad podrían llegar a movilizarse unas 5 mil personas, sin contar a quienes ya circulan por allí de manera habitual.

Se espera que la mayor concentración de gente tenga lugar en las jornadas de recambio turístico, cuando coincida el arribo de quienes viajan en tren con los que lo hagan en colectivos. Una cuestión sobre la que se vino trabajando en los últimos días a contrarreloj, fue en el diseño de las nuevas paradas y de los accesos para los taxis.

Finalmente se acordó que durante este verano habrá un esquema transitorio, hasta que se concluyan una serie de obras complementarias entre las que figuran la construcción de una calle que permita que los taxis entren al corazón de la terminal por San Juan y salgan con fluidez a través de la avenida Luro. Ayer ya habían sido demarcadas las nuevas paradas que funcionarán en la zona al menos, hasta que la estación disponga de la calle exclusiva para este tipo de vehículos. Una de ellas está emplazada sobre 9 de Julio, en la esquina de San Juan. La otra se ubica sobre 25 de Mayo y San Juan.

Ambas estarán disponibles para recoger al público que salga de la estación. En tanto que los coches que arriben al lugar con pasajeros a bordo podrán ingresar al predio a través de una calle provisoria que funcionará hasta que se concluya la definitiva.

Algunos taxistas que trabajan en la zona que fueron consultados por LA CAPITAL, se mostraron conformes con este esquema, aunque consideraron que los resultados recién se podrán evaluar una vez que la terminal esté funcionando a pleno.

"Si bien no estamos informados oficialmente sobre cómo van a ser las cosas, vemos que ya se establecieron paradas y se instalaron carteles", contó Daniel. Según dijo, el impacto que tendrá la apertura de la terminal en toda la zona será "muy grande" y opinó que seguramente, con el correr de los días, se sabrá si el esquema diseñado por la comuna arrojará buenos resultados. Por su parte Oscar puso en duda la eficacia de la parada instalada en 9 de Julio y San Juan, por considerar que está ubicada a una gran distancia del lugar por donde saldrán los pasajeros de la estación. "No sé si es correcto que la gente tenga que caminar 120 metros por la vereda para tomar un taxi. Creo que esa parada en ese lugar no tiene ningún sentido y va en contra de la comodidad de los turistas", opinó.

Por su parte David consideró que tal como están planteadas las cosas en la actualidad podrían presentarse algunas dificultades, pero a su entender, todo esto tendría que quedar resuelto después del verano. "Si hacen las obras que se tienen que hacer para que los coches puedan entrar a la estación para dejar y subir pasajeros, esto tendría que funcionar bien", señaló.

Una decisión que despertó la adhesión de los taxistas fue la de prohibir el estacionamiento de vehículos particulares sobre ambas manos de la calle San Juan, entre Luro y 9 de Julio. "Si no se tomara esta medida la calle sería un caos", indicó Daniel.

Ayer representantes de entidades de taxistas se acercaron a la comuna para obtener precisiones sobre la manera en la que operará el servicio una vez que la terminal sea habilitada. Por ejemplo, Alberto Gómez y Néstor Presta, de Cotratax, les plantearon a las autoridades su preocupación ante la posibilidad de que las paradas asignadas resulten insuficientes en cantidad y extensión. Según le explicó Gómez a LA CAPITAL, en la actual terminal de micros llegan a concentrarse unos taxis a lo largo de 400 metros, sumando el espacio disponible en las paradas ubicadas en Alberti y Sarmiento, Las Heras y Alberti y Garay y Las Heras. "Vemos que el lugar disponible en la nueva estación va a ser mucho menor y eso nos preocupa", comentó. Por eso planteó la posibilidad de que una vez que la nueva estación sea inaugurada, quede margen para hacer las correcciones que sean necesarias. "Hasta que la terminal no empiece a funcionar no sabemos qué va a suceder y por eso queremos que quede abierta la posibilidad de hacer cambios si fueran necesarios", señaló.

Comentá la nota