Expectativa empresaria por el principio de acuerdo por AA

Expectativa empresaria por el principio de acuerdo por AA
Luego de muchas semanas de negociaciones, el viaje de la Presidenta puede representar un punto de inflexión en el rumbo de la compañía. En Marsans dan por hecho que el convenio se firmará entre lunes y martes. En Aerolíneas reconocen que “algo va a haber”. Sin embargo Ricardo Jaime dijo el tema no está en la agenda.
En la valija que la presidenta Cristina Kirchner lleva a España están los papeles para un principio de acuerdo que terminará con el contrapunto más importante de la relación bilateral con el país ibérico: el conflicto con el grupo español Marsans por la expropiación de Aerolíneas Argentinas. La buena recepción por parte del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, está garantizada gracias a una operación de compra de una treintena de aviones que le costará al Estado Argentino más de US$ 1.500 millones, 250 de los cuales recibirá Marsans a cambio de retirar sus demandas en tribunales internacionales.

Ante la consulta realizada por PERFIL, en Marsans aseguraron que todos los ejecutivos de la empresa están en Madrid a la espera de novedades durante el viaje de Cristina Kirchner. “Díaz Ferrán está a la espera de firmar el lunes o el martes”, afirmaron. Con ellos coincidieron autoridades de Aerolíneas Argentinas que, sin arriesgarse, adelantaron a este diario que en España “algo va a haber”.

En cambio, el secretario de Transporte Ricardo Jaime afirmó ayer que “en la agenda del viaje de la Presidenta a España, no hay ningún tipo de vinculación” con Aerolíneas. Sin embargo, afirmó que existe un “contacto con Airbus, con el objetivo de posibilitar que Aerolíneas Argentinas y Austral puedan acceder a la renovación de su flota”.

En el Ministerio de Planificación, fuentes cercanas a la negociación con Marsans aseguraron a PERFIL que las conversaciones con Airbus están muy avanzadas, y que en España podría habar una definición. “La intención de Jaime es que la firma del acuerdo con Marsans sea la gran sorpresa del viaje”, confiaron.

Un acuerdo complejo. En 2007, cuando Marsans controlaba cuatro líneas aéreas y proyectaba extender sus operaciones aéreas, firmó un contrato con Airbus para la compra de 71 aviones por US$ 7.800 millones. El grupo español recibió dos de esos aviones en 2008, está a la espera de 14 más para este año y las entregas continuarán en años próximos. Pero luego de la expropiación en la Argentina, la quiebra de Air Comet Chile y la retracción de la economía mundial, Marsans se quedó sólo con la española Air Comet, y los costos de la operación se volvieron imposibles de afrontar. Aquí es donde entra el Estado argentino, que se hará cargo de las órdenes de compra de 35 de esos aviones para aliviar la carga financiera de la firma de los empresarios españoles Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán, cercanos a Rodríguez Zapatero.

La Argentina pagará entre US$ 1.500 y US$ 2.000 millones en total, desde la firma del acuerdo hasta la entrega del último avión. De ese monto, al menos US$ 250 millones irán a los bolsillos de Pascual y Díaz Ferrán en forma inmediata, porque es dinero ya adelantado a Airbus por esas 35 aeronaves. El número coincide con el dinero que reclama Marsans por la expropiación de Aerolíneas y Austral, desde donde se asegura que las dos empresas valen entre US$ 250 y 450 millones.

Comentá la nota