Expectativa por la Convención radical

Fecha: establecerían el día de la interna, si no cierran un consenso muy amplio que todavía no aparece. La Lista Azul, con el foco en la gestión de Santa Rosa, no quiere enredarse en una interna, pero tampoco dejarle el campo allanado a la Lista Blanca para imponer nombres a su antojo en el año 2011.
La Convención Provincial de la UCR se realizará mañana sábado. En lo formal, definirá la fecha de las eventuales elecciones internas. Pero en lo político, revelará las intenciones de la Línea Blanca -la hegemónica- de cerrar un acuerdo con vistas al armado de las listas de candidatos para la elección del 28 de junio.

Las opciones son dos: si la Línea Blanca ejerce su hegemonía en forma brutal, quedándose con todos los cargos (los que habría acordado con la Línea Morada), o si realiza un gesto a las otras líneas -la Azul y la Celeste- para no generar recelos y dejar abierta, en forma anticipada, la pelea por las candidaturas de 2011.

Ya no es un secreto que Juan Carlos Marino irá por la reelección en la senaduría nacional. Para cerrar filas con la Línea Morada, le habrían ofrecido el segundo lugar -el del cupo femenino- a la actual diputada provincial Josefina Díaz, la mujer de la UCR mejor instalada.

Pero hay otras mujeres en danza, algunas de otros partidos. Todos esos nombres significarían un gesto de apertura de la Línea Blanca hacia el consenso. Por ejemplo, la figura de María del Carmen Campos -ahora en la gestión Torroba, aunque su pertenencia es a la Línea Blanca-, la de Patricia Testa -que incluiría a General Pico, para romper el desbalance del sur- y la de Alicia Corral, la socialista que integra la gestión de Torroba (un guiño a la Azul).

Aunque por ahora la Línea Blanca aparece cerrada en sus nombres. Además de Marino, repetiría Daniel Kroneberger en la diputación nacional. Este último -dicen los Azules- "no acusó la responsabilidad política del caso Petitti", tiran con cizaña.

En la Azul ya hay señales de fastidio por la actitud de la Blanca. Lo dijo primero Ricardo Consiglio y después Hugo Pérez, el diputado provincial y ex intendente de Alpachiri. Pero el recelo de la Azul no está enfocado tanto en la elección del 28 de junio, como no sembrar de resentimiento el camino hacia las elecciones del 2011.

"Si ahora imponen todo, no queremos suponer lo que van a hacer en 2011. Esto nos preocupa", dijo un integrante de la Línea Azul consultado por El Diario. Además, este sector quiere fortalecer al FrePam, porque está en juego el paso de la gestión en Santa Rosa del intendente Francisco Torroba. Este punto, tiene sin cuidado a la Línea Blanca de Marino.

En este tablero aún resta poner en juego a la Lista Celeste. Reclaman candidaturas: una de ellas es Delia Braun, quien pretendería para sí el cupo femenino. Pero los Azules dijeron que "no queremos saber nada con la Celeste". Por eso la Línea Blanca avanza sin sutilezas porque el diagnóstico de la definición de las candidaturas es sin internas.

Comentá la nota