Existirían más de 90 asentamientos ilegales

Posadas. Según lo aseverado por dos ediles posadeños, en esta ciudad habría más de 90 asentamientos ilegales, ubicados tanto sobre terrenos fiscales como en propiedades privadas.
El justicialista Ricardo Skanata, y el ex titular del cuerpo deliberativo Jorge Gómez, enumeraron durante la última sesión ordinaria del Concejo Deliberante las problemáticas que deben afrontar las familias que viven en las tierra tomadas.

Falta de servicios públicos, altas posibilidades de contraer innumerables enfermedades por vivir sobre terrenos con napas contaminadas, miedo ante las altas probabilidades de ser desalojados, aislamiento de las líneas de colectivos, son parte del escenario que deben enfrentar a diario.

"Los vecinos abandonaron en su mayoría chacras del interior de la provincia para buscar en Posadas los servicios de salud y educación, pero sólo se encuentran con dejadez y desidia por parte de las autoridades. El Ejecutivo local los desconoce", aseveró Gómez.

Skanata comentó que "desde la comuna ni siquiera se tiene un número exacto sobre la cuestión, si a principios del 2000 eran entre 70 y 75, hoy esa suma superan los 96". Su par Gómez aseveró ante la presencia de vecinos de la Chacra 145 y San Onofre que el "Departamento Ejecutivo Municipal no está trabajado sobre la temática de la tenencia irregular de las tierras, porque no hay organización ni planificación territorial".

La Defensora del Pueblo, Hilda Escalante, apoyó a los vecinos presentando en la ocasión varios proyectos para debatir alternativas a su situación. "Ellos porque están en una situación muy complicada", afirmó la médica.

En la última sesión, Daniel Antúnez, representante del barrio Gauchito Gil (ayer por error se mencionaron apreciaciones que no le pertenecían), agradeció las tratativas que encabezó un grupo de ediles. "Agradecí por el dictamen favorable y no dije otra cosa en el recinto", puntualizó.

Vencen plazos

El jueves vencieron los plazos que tenían los grupos familiares establecidos en San Onofre para dejar los terrenos ocupados.

Los movilizados destacaron que "reiteramos nuestra disposición a resistir el posible desalojo en el barrio, en la calle, y convocamos a todos los compañeros y medios de prensa a la asamblea en las calles 63 y 65, a una cuadra de las avenidas Cabo de Hornos y Cocomarola. Aprendimos que solamente con organización y predisposición de lucha pudimos detener y denunciar los atropellos recibidos por parte de las fuerzas de seguridad".

Comentá la nota