Exigirán más policías en los Centros de Distrito

El secretario de Gobierno de la Municipalidad, Horacio Ghirardi, aseguró ayer que se solicitará mayor presencia policial en los Centros de Distrito para proteger a los empleados y vecinos, ya que en esos edificios se están produciendo muchos arrebatos y manifestaciones sociales cada vez más intensas.
"Los Centros de Distrito suelen ser escenario de cortes de calles y movilizaciones que tienen que ver con la realidad", dijo Ghirardi.

La reflexión llegó como corolario de una jornada en la que los empleados de los minimunicipios habían elevado sus voces para protestar por una creciente inseguridad en esos edificios. Es más, en el Centro de Distrito Oeste (avenida Perón y Felipe Moré), quien zafó en los últimos años de ser asaltado ya es un bicho raro, pero ahora la zozobra no se agota en la vereda. Días atrás un empleado recibió una trompada y la última movilización los obligó a salir corriendo por la puerta trasera.

"Si tuviera la oportunidad de irme de acá lo haría", sintetizó una administrativa y estimó que su opinión es compartida por sus compañeros de trabajo. "No nos sentimos seguros", explicó otra joven .

Como para muestra basta un botón, mientras La Capital recorría el lugar, una mujer y dos adolescentes de Buenos Aires apenas podían con la angustia. Acababan de perder dinero, documentos y tarjetas de crédito a manos de un joven que arrinconó a una joven de 16 años contra la pared a punta de sevillana.

Zona brava. Para los empleados, trabajar en una de las áreas más vulnerables de la ciudad tiene riesgo de vieja data. El lugar resume para los vecinos la simbología de un centro de poder administrativo: la cara visible del gobierno local y por lo tanto el lugar indicado para llevar pedidos y demandas.

Claro que en los últimos tiempos el nivel de los reclamos fue mudando en densidad y violencia llenando de desasosiego a quienes trabajan en el lugar. "Dos meses atrás, entró una manifestación, patearon puertas, tiraron pizarrones y bloquearon las puertas de las oficinas con las sillas, cuando quisimos salir vinieron dos mujeres para increparnos con dureza", detalló María Belén, empleada administrativa.

Pero no fue la única experiencia de miedo. Otra de las modalidades de protesta consiste en cortar el tránsito de la avenida Perón y con ello las posibilidades de entrar y salir del Centro de Distrito. "Queman gomas en la puerta, bloquean el acceso y no podemos tomar ningún colectivo, con lo que eso significa, porque nos roban sin contemplaciones", explicó otra empleada. Y dijo que en una ocasión alcanzaron a tomar un taxi que los manifestantes apedrearon sin reparos.

Comentá la nota