Exigirán al juez Codello que abandone la residencia que ocupa irregularmente

Desde el Ejecutivo se prepara una nueva solicitud de desalojo de la vivienda oficial ocupada hace más de seis años por el juez del Superior Tribunal Juan Carlos Codello, quien recibiera la residencia de manos del gobernador anterior en condiciones de irregularidad debido a que la ley vigente prohibe en forma taxativa las asignaciones o beneficios extraordinarios para los miembros del Poder Judicial.
Tener y vivir en una casa del Estado, que además pertenece a un poder distinto al cual pertenece Codello, significa un adicional a sus ingresos porque está de esa manera evitando el pago de alquileres", explicó un asesor letrado de la Secretaría General de la Gobernación, donde se producirá en las próximas horas la nota reiterativa dirigida al ministro del Superior Tribunal para que abandone la vivienda.

La residencia se encuentra en el grupo de unidades habitacionales dependientes de la Dirección de Bienes Patrimoniales del Poder Ejecutivo, sobre avenida Costanera General San Martín 929, y desde que el magistrado en cuestión la ocupó junto a sus familiares con el consentimiento de la gestión anterior nadie ha podido disponer debidamente de la propiedad.

En la Secretaría General, los funcionarios que alistan el nuevo pedido de desalojo revisaron la situación de Codello y la vivienda por pedido del gobernador Arturo Colombi, a fin de conocer si el magistrado presentó en algún momento algún pedido de prórroga de su estadía en el lugar a fin de hallar un inmueble privado para arrendar en la Capital provincial.

"Pero no se encontró solicitud alguna, es decir que el juez Codello no tiene intenciones de devolver el bien que ocupa por decisiones de una gestión pasada", señaló el vocero consultado por la Dirección de Información Pública.

Cabe recordar que meses atrás Codello y su familia recibieron una primera carta de intimación para que desocuparan la vivienda, un chalet típico de la Costanera correntina, pedido que fuera formulado en nombre de diversas normas que hasta ahora han sido ignoradas por el magistrado pese a que fue debidamente notificado de los motivos por los cuales debería entregar el bien a su legítimo propietario.

Según advirtieron los abogados del Ejecutivo al gobernador, la negativa de Codello a retirarse de la residencia de Costanera 929, paradójicamente vecina a la que ocupa el ministro de Justicia, Walter Insaurralde, implica la consumación de irregularidades que podrían encuadrarse en la figura del sobresueldo, dado que el juez hace usufructo de un beneficio del que sus pares carecen.

Un detalle que agrega más elementos a la decisión oficial de recuperar la vivienda es el hecho de que tal residencia sea, según testimonios de los vecinos, utilizada incluso por legisladores provinciales que son parientes directos del magistrado, por estos días acusado de inhabilidad para el ejercicio del cargo en el marco de un juicio político por ahora suspendido en razón de una cautelar.

Malos recuerdos

En el domicilio de Costanera 929, Juan Carlos Codello tendrá algunos buenos recuerdos, como las tertulias políticas con su yerno liberal Alejandro Sitjá y Balbastro y su sobrino Ricardo Colombi, pero también tiene uno desagradable: fue filmado en calzoncillos, totalmente desencajado, pidiendo a gritos que la policía detenga al camarógrafo y periodista que buscaban escrachar a su esposa usando un auto oficial para asuntos personales. Ese periodista, que fue preso por esa "audacia" rayana al delito de ingresar a un domicilio custodiado oficialmente, era Silvio Valenzuela, quien hoy curiosamente defiende a Codello ante la andanada de juicios políticos que se presentaron en Diputados. Entonces lo acusaba, cuanto menos, de caradura.

Comentá la nota