Exigen la pavimentación de la calle Montiel y la limpieza de zanjas

Los vecinos que residen en las inmediaciones de las calles Montiel, en Ingeniero Budge, Lomas de Zamora, volvieron a exigir la pavimentación de la arteria, ya que con las intensas lluvias registradas ayer la calle de tierra se tornó intransitable.
Además, la falta de limpieza de zanjas y del canal aliviador de la calle Canadá, provocó que el agua estancada ingresara a las viviendas.

La falta de pavimento en la calle Montiel, en Ingeniero Budge, se transformó en una de las problemáticas que más preocupan a los residentes de la zona, ya que cuando llueve el líquido no desagota y sus pertenencias terminan bajo el agua. Tras la intensa tormenta que azotó a la región ayer, el problema volvió a salir a la luz, y con él, la bronca de los vecinos.

En ese sentido, los damnificados denunciaron que, durante la época electoral, la promesa de asfaltar el acceso desde Canadá, hasta las vías del ferrocarril Belgrano, se había transformado en moneda corriente entre los candidatos. Pero después de los comicios, nada de eso se cumplió.

"El intendente Jorge Rossi nos prometió asfaltar la calle y mejorar los conductos fluviales, algo que para nosotros sería de suma importancia porque las zanjas colapsan cuando llueve. Lo único que queremos es que cumplan la promesa electoral y nos brinden una solución al problema. También nos reunimos con el subsecretario de Obras Públicas de la Municipalidad de Lomas de Zamora, quien nos prometió que en un mes iban a empezar los trabajos de pavimentación. Ya pasaron dos meses del encuentro y todavía no tenemos novedades", señaló Jorge Gómez, miembro de la Asamblea de Vecinos de Campoamor y Recondo, que también vive en la zona. Y agregó: "La colocación de la carpeta asfáltica sería una solución parcial para evitar que las veredas y las calles se inunden. Cuando empezó a llover teníamos las viviendas inundadas y 60 centímetros de agua sobre la avenida Recondo, no podemos seguir soportando esta situación".

Por otro lado, los vecinos contaron las dificultades de vivir "con la mirada al cielo" y temiéndole a la lluvia.

"Las obras nunca empiezan, nos han prometido muchas soluciones, pero jamás se cumplen. Es un desastre y nos sentimos ciudadanos de segunda; porque aunque nuestro problema es histórico siempre existen otras prioridades para las autoridades. El agua que hay en la calle es cloacal y representa un foco infeccioso terrible, pero según los dirigentes podemos seguir viviendo con las casas deterioradas, los muebles rotos y enfermos", lamentó Inés Lago, en diálogo con Info Región.

Otro de los reclamos vecinales es el de la limpieza de zanjas y del canal aliviador ubicado en la calle Canadá, a pocos metros del Campo Tongui.

Según indicaron los residentes del lugar, el canal se encuentra obstruido por escombros y basura desde que el predio fue ocupado por miles de familias.

"Tengo la casa llena de agua y tuve que levantar todos los objetos de valor para que no se me arruinen. El problema es que las zanjas están repletas de residuos y parte del canal de Canadá fue tapado con escombros. Los vecinos del nuevo barrio crearon accesos para ingresar al predio con los autos, pero no tuvieron en cuenta que el canal evitaba las inundaciones en la zona", manifestó Virginia Pereyra. Y aseveró: "Colocaron un tubo de 60 centímetros de diámetro que está obstruido por barro y bolsas, ya que jamás recibe mantenimiento".

En tanto, la cámara de este medio fue testigo de la dificultad que representa trasladar a un enfermo durante una emergencia médica, ya que "las ambulancias no ingresan a la arteria".

"Hay 6 chicos en el barrio que tienen capacidades diferentes y cuando ocurre una emergencia no hay medios como sacarlos. Las ambulancias no entran porque vivimos en medio de un pantano sacarlos en estas condiciones es muy difícil", concluyó Lago.

Comentá la nota