Exigen la inclusión en el plan "Argentina Trabaja"

Las agrupaciones manifestaron por el microcentro de la ciudad con el objeto de criticar la "práctica clientelar" fomentada por este programa nacional. Quejas por el pago de la deuda.

La polémica suscitada en torno de la implementación del programa asistencialista "Argentina Trabaja", confeccionado por Presidencia de la Nación, escribió ayer una nueva página en su capítulo de objeciones por parte de movimientos y organizaciones sociales que reclaman la inmediata incorporación para aquellas personas que integran cada uno de estos grupos.

A tono con la protesta de orden nacional, las calles del microcentro tucumano se convirtieron en las arterias por donde fluyeron las columnas de manifestantes que hicieron sentir sus reclamos en determinadas zonas y lugares estratégicos como lo fueron las sedes del IPACYM (Instituto Provincial de Acción Cooperativa y Mutual), la ANSES (Administración Nacional de Seguridad Social) y como punto neurálgico la concentración finalizó en el principal paseo público de la capital, la Plaza Independencia.

Allí, los referentes de las principales organizaciones como la CCC, el MST, el Partido Obrero y demás agrupaciones recalcaron que la instancia de protesta se llevaba a cabo con el objeto de "impedir la continuación en la forma discrecional de manejar estos planes, pues se está dando lugar al desarrollo del aparato clientelar que caracteriza al Gobierno de la provincia", según lo manifestado por Arturo Suárez, dirigente de la CCC.

Durante los discursos que se emitieron frente a las explanadas del Palacio Ejecutivo, se caracterizaron fuertes descripciones negativas hacia el cuerpo dirigencial del territorio provincial: "Estamos presenciando la gran fiesta de los punteros del PJ (Partido Justicialista) con la entrega de los planes a sus propios seguidores. Pero no lo vamos a permitir, vamos a obligar a este Gobierno a que abra la canilla", fue una de las máximas esgrimidas por representantes de la Agrupación Agustín Tosco.

No a la deuda

Otra de las figuras que no escapó a la constante queja de los manifestantes fue la propia presidente de la Nación, Cristina Fernández, a quien no reconocieron como "la representante de los desocupados, porque lo que está haciendo es redistribuir la pobreza a costa de nuestra sangre. Pero aquí estamos para hacerle pagar caro esta forma de gobernar", descripciones recalcadas según la óptica establecida desde el Movimiento Teresa Vive.

A su vez, todas las agrupaciones señalaron su disconformidad con el pago de la deuda externa a la que calificaron como "usuraria y fraudulenta, basada en el hambre y necesidades del pueblo". En esta ocasión, toda la clase dirigencial y política fue blanco de las críticas, sin distinción entre oficialismo y oposición, según lo destacado por José Kobak, vocero del PO.

Finalmente, representantes de los movimientos pudieron entregar un petitorio en la secretaría del Gobernador José Alperovich, donde dejaron constancia de sus demandas: ampliación de cupos del plan nacional, subsidio universal para desocupados equivalente al costo de la Canasta Básica, la optimización en el pago del 82% móvil, y el no pago del pasivo nacional mantenido con acreedores externos.

Comentá la nota