Exigen al Gobierno formar un fideicomiso para el durazno

La Asociación de Productores de Duraznos de Mendoza reclamó al Gobierno provincial la constitución urgente de un fideicomiso para el sector, a fin de posibilitar la elaboración de concentrados y evitar que se pierda la cuarta parte de la producción anual.

La Asociación de Productores de Duraznos de Mendoza reclamó al Gobierno provincial la constitución urgente de un fideicomiso para el sector, a fin de posibilitar la elaboración de concentrados y evitar que se pierda la cuarta parte de la producción anual.

El presidente de la entidad, Francisco Reginato pidió que las autoridades “se reúnan y anuncien a más tardar hoy la medida, porque la cosecha ya empezó y hay un estado de incertidumbre total”.

El dirigente reveló, tal como lo adelantó Ciudadano el viernes, que ya se había acercado esta propuesta al Gobierno, pero lamentó que no hayan tenido la respuesta esperada, siendo que “cuentan con las herramientas jurídicas y financieras para hacerlo”.

Para esta temporada se espera una producción de 180.000 toneladas de duraznos de fábrica, y el sector industrial parecería dispuesto a procesar unas 85.000 con destino a mitades. En realidad, es frecuente que la mitad de la producción anual tenga ese destino, y que la otra mitad vaya a la elaboración de pulpas.

Pero el mercado internacional de concentrados ha tenido una fuerte retracción en los últimos meses, a partir de la debacle que desató la crisis financiera en los Estados Unidos.

Los trascendidos indican que, frente a este escenario, la industria local podría llegar a reducir a la mitad sus planes de producción de pulpas, con lo que podrían quedar sin destino comercial alrededor de 40 millones de kilos de duraznos.

Roberto Meli, miembro de la entidad, señaló la urgencia de armar el operativo para facilitar el procesamiento de la fruta, que quedaría en custodia del fideicomiso hasta encontrarle un destino comercial porque “es muy probable que en el segundo semestre del 2009, el panorama de los mercados internacionales empiece a abrirse”.

Desde la entidad remarcan que “la figura del fideicomiso –a diferencia de cualquier esquema de subsidios– salvaguarda los intereses del Estado porque garantiza la recuperación de los dineros públicos”. Se estima que la operatoria podría financiarse con recursos del Fondo para la Transformación; del Fondo Anticíclico, del Banco Nación y del Bice. Los productores consideran que “con una inversión de alrededor de $20 millones, se podría evitar la pérdida de por lo menos el 25% de la producción de esta temporada”.

Los dirigentes, que sugirieron mecanismos similares para atender los casos de la pera y la manzana, explicaron que esos fondos tendrían por destino un pago a cuenta del valor de la materia prima y los costos de la elaboración, que deberían ser liquidados a los establecimientos industriales. “Ese aporte se recuperaría al momento de vender la producción elaborada”, aclararon.

Las 30.000 o 40.000 toneladas de materia prima se transformarían en 10.000 o 12.000 toneladas de pulpa “que deberían salir a comercializarse en distintos mercados”.

Además, los dirigentes de la Asociación advirtieron que muchos de los cosechadores del Norte del país que ya están instalados en Mendoza, sumados a los jornaleros de la zona, van a quedar sin posibilidades de trabajo. Este escenario probablemente se agravará, cuando llegue el momento de cosechar peras, y más tarde, cuando se inicie la zafra de manzanas, ciruelas y uvas.

Comentá la nota