Exigen copias de la rendición de los gastos de Amaya

El expediente está en la comisión de Hacienda, pero hasta ahora nadie pudo acceder a la documentación que se presentó en mayo. Los concejales de la oposición pretenden que se abra el debate de la carpeta denominada "Cuenta de Inversión 2008", pero en el oficialismo optaron por el silencio.
Hay un expediente en el Concejo Deliberante de la capital que parece estar guardado bajo siete llaves. Llegó a fines de mayo y, desde aquel momento, todos hablan de él pero, como si fuese un espectro, nadie pudo verlo hasta ahora. Se trata de la cuenta de inversión, que es la documentación en la que figuran todos los gastos realizados por la Municipalidad durante 2008.

Esa es la forma en que el intendente, Domingo Amaya, rinde cuentas del uso que le dio a los fondos públicos durante el ejercicio anterior. La carpeta está en manos de la comisión de Hacienda, que preside el oficialista José Franco.

Sin embargo, el resto de los integrantes de ese cuerpo (tanto oficialistas como opositores) todavía no tuvo acceso a las copias del expediente oficial. En caso de haber quórum, la comisión de Hacienda suele reunirse los miércoles, a las 9.30.

En la última sesión del Concejo Deliberante, el edil Franco dijo que si quieren debatir la cuenta de inversión no había problemas en hacerlo. De inmediato, José Costanzo (Partido Autónomo) pidió que ese debate no se circunscriba a los cinco concejales de la comisión de Hacienda, sino que se haga extensivo a los 18.

Ayer, el bussista Claudio Viña, recordó que el 22 de junio pasado solicitó las copias de la cuenta de inversión, pero que hasta ahora su pedido no fue atendido.

"Es claro que lo que se pretende es alejarnos, a los concejales, y por ende a todos los vecinos, de los elementos esenciales para conocer cómo se gastan los casi $ 600 millones del presupuesto municipal", afirmó.

Además, el concejal republicano advirtió que la Contaduría General de la Municipalidad quedó desbaratada. Su titular Patricia Beltrán de Salido está en uso de licencia médica. Detalló que, por esta razón, la intendencia inició una serie de licitaciones de carácter insólito. A modo de ejemplo, Viña mencionó el llamado a licitación para la compra de seis motocicletas por $ 114.000. "En los pliegos se especifica que los rodados deben ser 'tipo Yamaha 250' lo que indica claramente una direccionalidad que deja al resto de los proveedores de motocicletas fuera de concurso", señaló.

"Es peligroso que esta vorágine de tercerización de servicios convierta al Departamento Ejecutivo Municipal en una suculenta oficina de contrataciones", denunció.

Comentá la nota