Exigen la boleta única para apoyar la reforma política

También reclaman el voto electrónico. Pero avalan el llamado a internas abiertas.
En respuesta a la iniciativa oficialista para sancionar un proyecto de ley que convoque a elecciones internas abiertas, los bloques opositores se preparan para reclamar una reforma política más amplia y también presionar para incluir otras discusiones que consideran prioritarias en el llamado al diálogo de la Presidenta.

Los radicales, el PRO, la Coalición Cívica y el SI apoyan el debate pero coinciden en plantear que las elecciones internas abiertas resultan "insuficientes". En su discurso en Tucumán, donde anunció la iniciativa, Cristina Kirchner tomó ese aspecto como eje y punto de partida para una discusión "con todos los sectores", y ejemplificó con el sistema de primarias abiertas, simultáneas y obligatorias que funciona en Santa Fe desde 2005.

"Tenemos que ir hacia una reforma integral", aseguró Adrián Pérez, de la Coalición Cívica, cuyo bloque propone la boleta única, el voto electrónico y el traspaso de la organización del proceso electoral y la distribución de recursos para los partidos desde el Ministerio del Interior hacia un organismo independiente. Para Federico Pinedo, del PRO, la reforma política "es un muy buen inicio" para avanzar en un "ordenamiento institucional", aunque aclara: "Hay que incorporar la boleta única y el voto electrónico para terminar con el fraude y los ejércitos de fiscales".

"Si no se cambian las prácticas políticas, la reforma queda en el papel", cuestiona Eduardo Macaluse, del SI, cuyo cuestionamiento focaliza en la falta de control del financiamiento privado y del Estado en las campañas y el clientelismo a partir de planes sociales. Su espacio y la Coalición Cívica impulsan la asistencia universal "para terminar con los punteros que deciden quién reciben ayuda y quién no".

Por la estrategia del oficialismo de posponer la reanudación de sesiones en Diputados para intentar asimilar el golpe electoral y recomponer fuerzas, y por la discusión previa que llevará la reforma política, hasta agosto no se trataría en el recinto. En su intento de marcarle la agenda al Gobierno, la oposición busca una reunión de jefes de bloque para incluir otras cuestiones en la agenda parlamentaria.

"Las elecciones son en el 2011, por lo que la convocatoria al diálogo tiene otras prioridades. Si el inicio es la reforma política, la Presidenta está leyendo mal la realidad", dispara Oscar Aguad, titular de la bancada de la UCR. Su espacio focaliza en la derogación de los superpoderes, la normalización del INDEC y la reforma del Consejo de la Magistratura para "devolverle la institucionalidad al país y crear reglas de juego para atraer inversiones y reactivar el aparato productivo".

La Coalición Cívica prioriza las políticas destinadas a "terminar con los altísimos niveles de pobreza y a reactivar la economía" y el PRO fogonea el pedido de sesión especial para bajar retenciones.

Comentá la nota