Evo exige a Perú que no asile a tres acusados por genocidio

Son ex ministros de Sánchez de Lozada. Serán juzgados por 60 muertes en 2003.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, llamó a su homólogo peruano, Alan García, a no cometer el "grave delito" de asilar a tres ex ministros bolivianos acusados por delitos de lesa humanidad, un hecho que califica de "muy grave" y que amenaza con suscitar roces diplomáticos. El presidente García "tiene la obligación de expulsar" a quienes solicitan cobijo porque "no puede encubrir delincuentes", dijo.

"Sería muy grave eso (del asilo); antes (los implicados en este caso) se escapaban a Estados Unidos cuando (George W.) Bush estaba de presidente; ahí están Sánchez de Lozada y otros de sus ministros, y no es posible ahora que sus ex ministros escapen a Perú", se quejó.

"Si el gobierno peruano concede asilo o refugio estaría cometiendo un grave delito porque hemos revisado las normas que tiene el Estado peruano sobre refugio, pues no pueden dar asilo o refugio si hay personas en Latinoamérica, en el mundo que han cometido delitos de lesa humanidad", argumentó el mandatario.

"Que no cometan el error, como una ofensa del pueblo peruano al pueblo boliviano, de dar asilo a los ex ministros de Gonzalo Sánchez de Lozada", que solicitaron refugio esta semana en Lima ante la inminencia de un juicio por la matanza de 60 civiles en una rebelión popular en octubre de 2003.

El pasado viernes el canciller peruano, José Antonio García Belaunde, reveló en Lima, sin citar nombres, que "el gobierno peruano ya otorgó asilo a un ex ministro del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003) y dos otros ex ministros nos han solicitado refugio y estamos evaluando su pedido". Según fuentes diversas, habrían pedido protección política el ex ministro de Desarrollo Económico, Jorge Torres Obleas; el de Salud, Javier Torres Goitia y la de Participación Popular, Mirtha Quevedo, también jefa del MNR.

Todos ellos están imputados de genocidio, por la matanza de al menos 60 personas baleadas en una rebelión popular ocurrida en octubre de 2003. El juicio comenzará el 18 de mayo en la Corte Suprema de Sucre.

Sánchez de Lozada abandonó el país y se dirigió a EE.UU. junto a su ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, el 17 de octubre de 2003, poco después de dimitir, presionado por la revuelta popular. "Al compañero chabacano Alan García, presidente de Perú, quiero decirle que no tiene por qué proteger a los delincuentes en el pueblo peruano, en el Estado, en el gobierno peruano", dijo, repitiendo el calificativo que le endilgó a él un alto funcionario peruano en un reciente roce entre La Paz y Lima.

En abril Perú otorgó asilo al alcalde de la ciudad venezolana de Maracaibo, Manuel Rosales, principal opositor de Hugo Chávez.

Comentá la nota