ATE exige que el Gobierno cumpla con sus promesas.

Desde ATE recordaron el compromiso del Gobierno de abrir el diálogo por salarios en febrero. Reivindicaron la vía utilizada por los gremios el año pasado, huelgas y movilizaciones, para pelear por la recomposición salarial y las paritarias que rehusó la gestión de Jorge.
El secretario de Organización de ATE, Daniel Pérez, exigió ayer que la promesa del Gobierno Provincial de sentarse a dialogar en el mes de febrero sobre una recomposición salarial “no quede sólo en promesas y en conversaciones banales”.

El gremialista advirtió que también reclamarán la paritaria para los empleados públicos. Y recordó que de no haber respuestas retomarán los paros y movilizaciones con los que despidieron el año.

A días del comienzo del mes de febrero, ATE recordó el compromiso del Gobierno. “Esperamos se resuelvan de entrada, primero, el problema salarial de los estatales, y segundo, la ley de paritarias, para pelear por los intereses de los trabajadores por la construcción de la provincia que necesitamos y para ello garantizamos que la última voz la han tenido, la tienen y la tendrán sólo los trabajadores”, dijo el sindicalista.

Pérez aclaró que el gremio “asume esta demanda buscando generar democrática y colectivamente la fuerza que pueda resolver positivamente los obstáculos cotidianos, pretendiendo ser una herramienta para lograr consenso, una manifestación de firmes principios capaces de ser colectivizados y dispuestos a rendir examen ante la realidad donde se puede verificar cómo determinadas patronales apelan a prácticas del pasado (incluidas las de la dictadura militar) para modificar unilateralmente las condiciones de trabajo y de salario, quedando demostrado que los mayores logros se han conseguido cuando la lucha gremial estuvo combinada con las luchas del conjunto de la sociedad en la búsqueda de mejores condiciones de vida”.

También consideró que “el crecimiento de la desocupación, la pobreza y la exclusión, el fortalecimiento del Estado represivo, la judicialización de la protesta, la represión contra quienes resisten a las políticas de ajuste y los oídos sordos que juegan a favor del desgaste de la lucha por un mejor salario, persiguen tanto el disciplinamiento social como el intento de deslegitimar los reclamos, descalificando sus verdaderos objetivos y obstaculizando cualquier alternativa de un diálogo claro y productivo entre el Gobierno y los trabajadores”.

“Para ser más claro -prosiguió Pérez-, el Gobierno Provincial actúa como el escorpión que pica a la rana que lo está ayudando a cruzar el río; y es lógico, está en su naturaleza esencial y no lo puede modificar, lo que nos deja una clara señal que los trabajadores, aparte de tener que entender la grave situación de los chacareros en su lucha por las retenciones y la sequía, y los sojeros, que día a día sin importarles un pito se hacen cómplices del Gobierno Nacional provocando los desmontes de miles de hectáreas dejando sin pulmón a la naturaleza para las lluvias tan necesarias y utilizando el dinero de los trabajadores para sustentar el ecocidio que producen con la tala indiscriminada seguido del genocidio de las comunidades campesinas y pueblos originarios, tenemos que sobrellevar la crisis mundial que rebota en América Latina y pega en Argentina y en cada una de las provincias provocando desocupación, pérdida de identidad y miseria”

Finalmente, planteó que “quedó demostrado que el año 2008 fue un año donde la dirigencia sindical unida en un solo fin dejó en claro la necesidad de una urgente e inmediata recomposición salarial, diciendo que las cosas que estuvieran bien las íbamos a apoyar, pero las cosas que estuvieran mal, y lamentablemente son más que las que están bien, las íbamos a cuestionar, pero no con comunicados de prensa sino con paros y movilizaciones, las veces que fuera necesario”.

Comentá la nota