Exige la ONU un ballottage en Afganistán

Una comisión investigadora concluyó que hubo fraude en los comicios de agosto; Karzai resiste a la presión de EE.UU. y Europa
KABUL.- En medio de una peligrosa escalada de violencia, una grave crisis política estalló ayer en Afganistán luego de que una comisión respaldada por la ONU concluyó que el presidente Hamid Karzai cometió fraude y no obtuvo los votos necesarios para ser reelegido en las elecciones de agosto pasado, lo que lo obliga a presentarse a una segunda vuelta.

Karzai no hizo comentarios sobre el informe, pero Estados Unidos y la Unión Europa (UE) aumentaron su presión sobre el gobierno afgano, en momentos en que Occidente analiza un nuevo envío de tropas para hacer frente a una guerra que ya lleva ocho años.

Tras haber hallado "pruebas claras y convincentes de fraude", la Comisión de Reclamos Electorales (ECC), integrada por afganos y expertos de la ONU, invalidó cerca de un millón de votos (un tercio de los que obtuvo Karzai) en el informe que entregó a la Comisión Independiente Electoral (IEC), encargada de dar el resultado oficial.

La IEC debe obedecer constitucionalmente los dictámenes de la ECC, pero puede apelar si se opone a las conclusiones, lo que podría retrasar aún más el anuncio definitivo de los resultados. Según los resultados preliminares, Karzai había obtenido el 54,6% de los votos, frente al 27,8% del candidato opositor, el ex canciller Abdullah Abdullah. La revisión de la ECC indica que el presidente no habría obtenido suficientes votos para ganar en primera vuelta.

El director de la campaña electoral de Karzai, Wahid Omar, señaló que es muy difícil extraer conclusiones del análisis de la ECC porque es "muy técnico". En cambio, Abdullah expresó satisfacción por el resultado del informe, que revela el hallazgo de "pruebas claras y convincentes" de fraude.

El problema es que una segunda vuelta debería celebrarse de forma inmediata, algo que operativamente parece poco probable, o aplazarse hasta el segundo trimestre de 2010, una vez que haya pasado el largo y crudo invierno afgano, una opción que nadie quiere por el vacío político que se crearía.

Incertidumbre

El resultado del informe de la ONU abre una nueva etapa de incertidumbre en Afganistán y representa un gran desafío para el gobierno de Barack Obama, que estudia el envío de otros 40.000 soldados a pesar de que crece en Estados Unidos la oposición a la guerra en Afganistán. En medio de crecientes temores a que Karzai no acepte el resultado de la ONU, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, se manifestó ayer "optimista" en cuanto a "una solución coherente con el orden constitucional en los próximos días".

Sin embargo, hasta el momento, Karzai se ha mostrado reacio a aceptar un recuento de los votos, y parece poco probable que acepte una segunda vuelta.

En ese contexto, el vocero del presidente Barack Obama, Robert Gibbs, subrayó ayer que es "extremadamente importante" que el próximo gobierno afgano sea "legítimo".

Las declaraciones tuvieron lugar luego de que el fin de semana la Casa Blanca afirmara que un "gobierno confiable" en Afganistán constituía una condición previa a la decisión de enviar más soldados.

La Unión Europea invitó ayer a Karzai a aceptar "si es necesario" una segunda vuelta, y pidió que "se respetaran plenamente los procedimientos acordados".

"Si los resultados del primer turno indican que es necesario un ballottage, entonces debería organizarse una segunda vuelta electoral", afirmó el canciller sueco, Carl Bildt, presidente pro témpore de la UE.

Además, destacó "la importancia del respeto pleno por el proceso electoral en Afganistán" y llamó a todos los protagonistas a "respetar el Estado de derecho" y dar pruebas de "responsabilidad por la estabilidad y la unidad".

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, afirmó ayer que la organización no puede tomar decisiones sobre el refuerzo militar hasta que no se aclare la situación política en ese país.

"No habrá ninguna decisión respecto al número de soldados. Debemos antes aclarar la situación política", dijo Rasmussen en Bruselas.

La OTAN aguarda los resultados electorales "finales y oficiales" de parte de las autoridades afganas.

En tanto, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pidió a Karzai "respetar el proceso constitucional" en un ballottage con su rival Abdullah, si es necesario.

Comentá la nota