Eco exige una actuación urgente y profunda de la justicia en el esclarecimiento de un suceso trágico

Fuentes cercanas al ex gobernador Ricardo Colombi expresaron el clima de preocupación que se vive en los equipos que acompañaran la próxima gestión de gobierno.
"El misterioso suicidio de Hernan Gonzalez Moreno, una de las figuras centrales en la estructura de poder de Arturo Colombi, presenta connotaciones que obligan a una profunda y urgente acción de la justicia. La gravedad de los hechos impone poner a su servicio todos los recursos del Estado. Más allá de la consternación que produce la muerte por mano propia de un hombre joven, no debe olvidarse la gravitación decisiva de Gonzalez Moreno en la Agencia Corrientes, aparato esencial en la política de manipulación extorsiva de los medios de comunicación de la provincia, hoy sometida a investigación judicial. La misteriosa muerte de quien hegemonizo la política de información y control de los medios, se inscribe dentro de una serie de episodios que evidencian acabadamente el grado de descomposición interna del gobierno saliente. La prisión preventiva del Secretario Privado Diego Mosquera, la implosión de los equipos de campaña del gobernador en medio de serias acusaciones mutuas, la situación del Banco de Corrientes, la todavía inexplicable aparición en Corrientes del abogado porteño Mariano Cuneo Libarona, los allanamientos recientes a la Agencia Corrientes, contribuyen a delinear un clima de horror cuasi –mafioso, contra el cual solo vale la acción profunda y reparadora del poder judicial."

"La muerte de Gonzalez Moreno es la de un hombre solo y desesperado, seguramente abandonado por un poder al que ya le era inservible y , sobre todo, peligroso. Un nuevo episodio negro, que recuerda hechos similares de trágica memoria en la historia política de Corrientes. Su muerte no debe detener la acción de la justicia. Por el contrario, debe agilizarla, profundizarla y hacerla llegar hasta las últimas consecuencias".

"Hechos como este nos demuestran que en Corrientes se han roto valores y códigos esenciales de la convivencia republicana. El mal es profundo y deberemos erradicarlo entre todos y para siempre. La tarea que el nuevo gobierno tiene por delante es inmensa. Tragedias como esta lo revelan en toda su magnitud".

Comentá la nota