Exhortan al Ejecutivo Comunal a "ejercer sus funciones" en la nueva terminal de micros

Habitantes de la zona de la nueva terminal de ómnibus de Luro y San Juan denunciaron que continúan padeciendo día y noche contaminación sonora, caos vehicular e inundaciones, como consecuencia de la puesta en marcha "desprolija" de la estación. Por ese motivo, en las últimas horas enviaron un petitorio al concesionario de la estación, Néstor Otero, y al intendente Pulti, detallándoles cuáles son los problemas y sus propuestas para solucionarlos. Apelan a la "buena voluntad" de los responsables para recobrar la paz en el sector.
Desde su puesta en funcionamiento, en diciembre pasado, la nueva terminal de ómnibus de Luro y San Juan sigue generando inconvenientes a los habitantes de la zona, quienes denuncian que a toda hora padecen contaminación sonora, caos vehicular e inundaciones.

Pero las continuas quejas de los vecinos derivaron en las últimas horas en una presentación ante el presidente del Directorio del Concesionario de la terminal Mar del Plata, Néstor Otero, y demás organismos involucrados en la instalación y funcionamiento de estación, a quienes instaron a resolver en el corto plazo los problemas relacionados al sonido producidos por el sistema de sonido de parlantes que informa ingreso y egreso de las unidades, y los micros de las distintas empresas de transporte, "que se estacionan sobre el sector de alambrado de la calle 9 de Julio, lugar no autorizado para tal efecto y con posibilidad de derrumbe".

Asimismo, cuestionaron que el sistema de aviso de ingreso de unidades a la terminal "produce un atascamiento de varias cuadras, con congestionamiento, con ruidos de motores y bocinazos", por lo cual reclamar que se ensanche la entrada y salida del predio.

También le pidieron por una entrada "mejor" al hall principal, para lo cual serían necesarias "algunas obras mínimas, y hasta precarias y temporales"; por una salida sobre calle 9 de julio para la playa de estacionamiento y por el arreglo de las veredas de esa arteria.

En forma paralela, los vecinos autoconvocados elevaron a consideración del empresario Otero una serie de propuestas, tendientes a mejorar la calidad de vida del barrio.

En ese sentido, estimaron imprescindible que se desconecten uno de los dos parlantes que tienen cada una de las 42 columnas; que se estudie la posibilidad de utilizar como playa de estacionamiento de micros el espacio ubicado sobre 9 de Julio "que se está utilizando como basurero y depósito de restos de obra"; colocar algún teléfono más en la entrada de los micros; cambiar de la mano de entrada y salida por la calle 25 de Mayo para evitar cruces innecesarios de automóviles que quieren entrar y salir de la misma; y efectuar "un corrimiento del muro de separación con la vía ferroviaria, y ensanche de la calle 25 de mayo permitiendo así, que sin conflictos pueda generarse una dársena de ascenso y descenso de pasajeros particulares evitando los inconvenientes producidos a los mismos".

A su vez, remarcaron los beneficios que acarrearía el techado de las salidas de viajeros hasta la calle San Juan, así como la organización de del servicio de taxis, la carga de pasajeros en esta entrada por 25 de Mayo evitando las molestias a los mencionados pasajeros de caminar aproximadamente 200 mts hasta la primer parada.

Finalmente, recomendaron al concesionario que "interceda ante los organismos correspondientes para la entrega parcial de un pequeño sector del terreno ubicado en San Juan y Luro, para producir una entrada precaria por ese sector, descomprimiendo la calle San Juan".

Por otra parte, exhortaron a las autoridades municipales a "ejercer sus funciones como determina el pliego de bases y condiciones y el reglamento de funcionamiento de la terminal Mar del Plata".

En ese contexto, los vecinos damnificados reclamaron al intendente Pulti que "implemente rápidamente, un cambio en el semáforo de San Juan y 9 de Julio, dando más tiempo de paso sobre San Juan, siendo la cantidad de autos que circulan por esta es por lo menos 10 veces superior al de 9 de Julio; arregle las veredas adyacentes a la nueva terminal (San Juan entre 25 de Mayo y 9 de Julio) o dirima con el concesionario de quién es la responsabilidad; instale semáforos en distintas esquinas circundantes, como Olazábal, 25 de Mayo e Italia en todo su recorrido; así como sectores de carga y descarga de mercaderías".

En tanto, le exigieron que promueva, "mientras no consiga hacerlo en la entrada por 25 de mayo, una dársena de ascenso y descenso de pasajeros adyacente a la entrada por calle San Juan, correctamente señalizada", y que se coloque la señalización correcta en aquellos sectores donde está prohibido estacionar.

Comentá la nota