Exclusivo: un funcionario fue amenazado de muerte

El director del área tránsito y nocturnidad de la comuna rompió el silencio. Asegura que recibió amenazas de muerte y dice que es hostigado permanentemente. También denunció que hay gente en el gobierno que le quiere hacer "una cama" y que falta apoyo. No descarta alejarse del cargo.
La vida en la función pública no es precisamente un lecho de rosas. Sobre todo para aquellos que cargan sobre sus espaldas responsabilidades tan grandes que requieren una dedicación full time, pocas horas de sueño, y nervios a prueba de todo. Hace un mes y medio Marcelo Ledesma (41) asumió al frente de un área clave en la Secretaría de Gobierno: tránsito y nocturnidad. El vicepresidente de la ONG Valoremos la Vida, empezó a trabajar entonces en dos temas donde los controles y las sanciones constituyen herramientas básicas y esenciales para conseguir objetivos que modifiquen conductas y que reviertan una situación a todas luces compleja y de difícil abordaje ya que en el caso de la nocturnidad conviven los menores, el alcohol, la droga, y la violencia social que está en escalada. Ledesma no sólo no contó con el apoyo necesario para llevar adelante una política efectiva, sino que además en estas últimas semanas sufrió amenazas de muerte, hostigamiento, y hasta asegura que teme por su familia. "En estas condiciones no puedo trabajar", le confiesa el funcionario al diario La Vanguardia.

Según Ledesma, todo comenzó hace algunas semanas cuando los operativos fueron más intensos y donde ya se comenzaba a hablar de la nueva ley de nocturnidad que ahora está vigente. Quebrado emocionalmente, el funcionario dice que en este momento "sólo pienso en mi familia. Estoy mal porque me siguen, me hostigan, y me han amenazado de muerte. "Vas a terminar en una zanja", fue lo que textualmente me dijeron". También los comerciantes, sobre todo en el tema de fiestas, me piden que la ley sea pareja para todos y siempre están buscando que la normativa vigente se cumpla. Y me parece muy bien, pero en un mes y medio yo no puedo revertir una situación irregular que viene de años. He tenido el apoyo político, pero falta acompañamiento. Yo quiero hacer las cosas bien, y trato de hacerlas bien, pero enseguida me llega la información que me quieren hacer una cama, que me quieren sacar del medio y no sé cuántas cosas más. La verdad es que no tengo problemas. Si quieren que me vaya, prefiero que me digan que no sirvo para el cargo, y no que me hagan una chanchada que me complique a mí y a mí familia. Yo no sé si esto viene del propio gobierno, de la gente del área, o de afuera, pero es lo que pasa. Lo que pretendo es que esto que hoy me toca vivir no pase a mayores. Porque pienso en mi familia y en mi salud es que salgo a hablar", dice Ledesma mientras se toma la cara con las dos manos como buscando respuestas donde sólo hay incertidumbre. Nadie lo llamó después de las amenazas y por eso duda de seguir adelante.

Sobre su continuidad, el funcionario mencionó que "según el apoyo político que me den y de la actitud de los comerciantes veo si sigo. Yo no me voy a arriesgar. Si siguen las amenazas haré las denuncias que hagan falta –en la policía ya realizó una-. Trabajar con esta presión no se puede. En este país el que quiere hacer las cosas bien termina mal, y si no tenés que prestarte al juego de algunos. Como yo eso no lo comparto, prefiero dar un paso al costado y que venga otro. Ahora estoy hablando con mi familia y evaluando si sigo después de lo que pasó. Yo vine con un compromiso que era el tema tránsito, y me tiraron este cargo, pero nunca me imaginé que iba a pasarme esto".

Comentá la nota