Exclusivo: Cliba se iría de Quilmes en tres meses. Covelia, la preferida de Moyano sigue firme

Aunque los contratos de las empresas que se encargan de la recolección de residuos y el barrido en Quilmes finalizan en diciembre de 2011, Ciba se iría en marzo próximo, según revelaron fuentes oficiales a REALIDAD WEB.
El gobierno municipal podría hacerse cargo de la prestación con personal de las cooperativas.

La empresa Cliba, que brinda el servicio de recolección y barrido en la zona Quilmes Este -desde Avenida La Plata hasta la Ribera-, pidió al gobierno municipal de Francisco Gutiérrez la rescisión del contrato por la falta de reajustes en los precios que paga el municipio. Así lo adelantaron a este portal fuentes oficiales de la Comuna de Quilmes.

Las autoridades municipales llegaron a un acuerdo con esa firma para que preste el servicio hasta marzo de 2010, a cambio de $ 2.300.000 por los tres primeros meses del año.

Fuentes oficiales de la secretaría de Medio Ambiente local afirmaron a este portal que el municipio se haría cargo del servicio que en la actualidad presta Cliba (que según su página de Internet, emplea a 180 personas en el distrito). Esto se haría a través de un "Plan de Contingencia" que cubriría la recolección y el barrido en el Este quilmeño con personal de las cooperativas y las delegaciones.

Los contratos de Cliba y Covelia -la encargada de la basura en Quilmes Oeste- fueron firmados durante el gobierno de Sergio Villordo y vencen en diciembre del año 2011. Pero, la finalización del vínculo sólo con la empresa Cliba se adelantaría ante la falta de reajustes que reclama la firma.

La preferida de Moyano

Con respecto a Covelia -que cubre desde Avenida La Plata hasta Solano-, la Comuna no se muestra muy conforme con la calidad del servicio. Sin embargo ese contrato -por ahora- esta fuera de discusión habida cuenta que Covelia es una empresa vinculada al sindicato de camioneros que conduce Pablo Moyano, hijo de Hugo, líder de la CGT, hoy aliado al Gobierno nacional, al igual que Gutiérrez.

Desde el municipio, destacan "la calidad del servicio de Cliba". Aunque se quejan de que sería muy costoso lo que abonan. Este año, la administración de Gutiérrez le pagó a Cliba más de 21 millones de pesos y a Covelia más de 19 millones por el barrido y la recolección. Estas cifras, sumadas a los 2 millones que se aportan anualmente al CEAMSE, hacen un gasto total de más de 42 millones y medio de pesos, lo que representa un 13,41 por ciento del presupuesto 2009.

En el presupuesto 2010, se aprobó un gasto de más de 50 millones y medio de pesos para recolección y barrido (14,7 por ciento del presupuesto).

El tema de la recolección de residuos es controversial. Se escuchan reproches al gobierno de Gutiérrez por parte de la oposición. El concejal del PRO, José María Salustio, reclama la municipalización a partir de que "era una de las propuestas de campaña de Gutiérrez". El edil criticó que se gasten 16 millones de pesos en privatizar el barrido.

En respuesta a las críticas de Salustio, el concejal oficialista José Migliaccio destacó, el plan piloto de recolección diferenciada de residuos que lanzó el gobierno local en el centro de la ciudad.

El partido de Quilmes genera 330 toneladas diarias de desechos que son llevados al CEAMSE. El municipio empezaría a encargarse de recolectar la mitad de esos residuos dentro de tres meses (Informe Javier Simondet).

Comentá la nota