Exclusivo: la Bonaerense, implicada en el secuestro de un empresario

Exclusivo: la Bonaerense, implicada en el secuestro de un empresario
El rastreo de un teléfono móvil llevó la investigación hasta un comisario de la policía de la provincia de Buenos Aires. Hubo un allanamiento en una quinta cercana al Golf de la localidad de Ranelagh con la presunción de que el secuestrado estuviera cautivo en la misma zona en la que vive.
Al cierre de esta edición, un cinematográfico operativo doble ordenado por el Juzgado Federal de Quilmes intentaba rescatar al empresario Leonardo Gabriel Bergara, secuestrado el pasado 22 de diciembre, por quien sus captores pedían medio millón de dólares. Fuentes judiciales confirmaron a este diario que el principal sospechoso es un comisario en actividad de la Policía Bonaerense.

Hacía la casa de ese comisario se dirigió la mitad del operativo de anoche. La otra fase se desarrollaba en una quinta de la localidad de Ranelagh, vecina a la zona del Golf, con la paradójica presunción de que el secuestrado estuvo todo el tiempo en cautiverio en la misma localidad en la que vive.

La punta del ovillo apareció con el rastreo del teléfono celular desde el que los secuestradores pedían rescate a la familia de Bergara y brindaron una “prueba de vida”. En esa línea, los investigadores judiciales descubrieron llamados hacia el móvil del comisario cuyo nombre todavía no trascendió. La fiscal del caso pidió inmediatamente la captura del jefe policial. Sospechosamente, antes de que la jueza autorizara el pedido fiscal, el propio comisario se presentó en la DDI de Quilmes diciendo que había recibido información del secuestro por el llamado de un “buchón”. Pero su informe careció de precisiones y datos relevantes para avanzar en la investigación.

Desde ese momento, el Juzgado coordinó acciones con el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Carlos Stornelli, y de esa trabajo conjunto surgió la pista de la quinta en la que podría estar el empresario.

Leonardo Bergara, de 37 años, fue capturado pocos minutos después de las nueve de la mañana del lunes 22 de diciembre cuando circulaba en su camioneta 4x4 Grand Cherokee, junto a su esposa, tras salir de su vivienda situada en la calle 315 número 889 de la localidad de Ranelagh, partido de Berazategui.Los investigadores establecieron que la pareja fue sorprendida por al menos cuatro hombres que simulaban ser policías y llevaban sus rostros ocultos y estaban fuertemente armados.

Tras el asalto, los secuestradores se llevaron cautivo al matrimonio y pocos minutos después liberaron a la mujer y abandonaron la camionera a un costado de la autopista Buenos Aires-La Plata, en inmediaciones al Cementerio Parque Iraola de Hudson. Desde ese día, los delincuentes entablaron la negociación con el hermano de la víctima y las pocas veces que se comunicaron lo hicieron desde teléfonos celulares, en movimiento y en distintas localidades del conurbano.

Incluso, en algunas ocasiones, la banda se comunica mediante mensajes de texto. El caso es investigado de oficio por la fiscal federal de Quilmes Silvia Cavallo y la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de ese partido del sur del conurbano.

Comentá la nota