Excesivo castigo para Lanús.

COPA LIBERTADORES / CARACAS 3 - LANUS 0: Pudo definirlo en el primer tiempo y no concretó ninguna situación. En cambio, Caracas fue eficaz.
Lanús hizo el gasto y Caracas metió los goles. Esta historia es tan vieja como el fútbol. En el primer tiempo, el equipo que dirige Luis Zubeldía inclinó la cancha hacia el arco del "camorrero" Renny Vega. Encontró un hueco tan grande como el estadio Nacional. Atacó por la derecha, donde "defendían" (o eso intentaron hacer...) Cichero y Barone. Pero la media docena de situaciones de gol que dispusieron los argentinos fueron malogradas por la mala puntería de los ejecutores. En cambio, los venezolanos resultaron más prácticos: llegaron dos veces en el comienzo y otra más promediando el segundo tiempo y concretaron un amplísimo 3-0, que después achicó el goleador Sand. ¿Justicia? "Andá a cantarle a Gardel", les dijeron los del Norte a los del Sur...

Medio equipo cambió Zubeldía con respecto al que le ganó el domingo a Boca por el lausura. Adentro Graieb, Hoyos, Salomón, Blanco, Cano y Sand. Afuera Ledesma, Faccioli, Diego González, Ramírez, Valeri y Menéndez. Y el recambio pareció que iba ser positivo. Pero, uno a uno, "se comieron" las chances de romperle el arco a Vega. El sector izquierdo de la defensa de Caracas fue un colador por donde se filtraron los hombres vestidos de granate. Pero les faltó precisión frente al arco. Cano, en el área chica, la tiró afuera. Sand no llegó para empujar un centro de Salvio. Probaron Cano y Salvio a las manos del arquero venezolano. Salvió se la llevó por delante y malogró otra ocasión. Y Sand metió el cabezazo pero no le dio dirección.

Caracas, con un equipo más limitado y de menos cartel, apenas arrimó dos veces. De frente al arco, Castellín la tiró a la tribuna. Y un remate de media distancia de Lucena salió apenas alto. Poco, muy poco, para intuir lo que pasaría después.

Porque, apenas empezó la segunda parte de esta historia, Caracas le dio dos golpes de nocaut a Lanús. Y en tres minutos, lo liquidó. Rey (no fue mano de Fritzler) clavó un tiro libre espectacular: la pelota picó adentro y salió. Por la protesta, el mediocampista de Lanús vio la amarilla y casi se va de la cancha por su exceso. El argentino Darío Figueroa (ex River, Quilmes, Aldosivi y Ferro) agarró a contrapierna a Bossio y puso el 2-0. Lanús, tambaleante, fue al frente. Sand estrelló la pelota en el palo. Vega salvó el descuento frente al mismo goleador. Cichero despejó en la línea. Pero no hubo caso... Hasta que Castellín, a los 26, le pegó desde la media luna y le puso el broche a una noche negra para el conjunto argentino.

Más allá de que faltando 6 minutos, Sand achicó la distancia, Lanús terminó pagando muy caro su falla a la hora de definir. Y volvió de Venezuela con una una mochila pesada que ahora tendrá que remontar. Tiene equipo y hay tiempo. Pero la Copa no perdona.

Comentá la nota