Los excedentes cierran el año "desilusionados" con Urtubey

"Desilusión". Con esa palabra los excedentes califican lo que les genera la gestión de Juan Manuel Urtubey, luego de un año de continuo reclamo para que el gobernador cumpla con su promesa de campaña: reincorporarlos a la administración pública de la que fueron despedidos a principios de 1996.
Los anuncios oficiales, que consistieron en la reapertura del proceso de la jubilación anticipada, el otorgamiento de créditos para microemprendimientos y el Plan Provincial de Empleo por el que se busca insertarlos a empresas privadas, no satisficieron a los ex empleados estatales, cuyo único pedido reside en que le devuelvan los puestos de trabajo de los que despojaron.

Según indicaron oficialmente, del padrón de más de 600 excedentes que solicitaban ser reincorporados, sólo 20 accedieron al plan de jubilación; otros 60 se anotaron para conseguir empleo en las empresas privadas, a partir de la reciente reglamentación del plan. Desde el gobierno aseguran que el resto ya cuenta con un empleo, pero esto es desmentido por los excedentes.

Eduardo Trapalla, uno de sus voceros, cuestionó a Urtubey por no brindarles la audiencia que le pidieron hace meses. Los ex trabajadores de la administración pública quieren consultarle por qué no cumplió con su compromiso proselitista.

"La gente está muy molesta, desilusionada. Estamos pensando en la posibilidad de formar un partido de excedentes para demostrar que estamos unidos, que con la mentira y el engaño no se va a ningún lado", aseguró.

En diálogo con Nuevo Diario, Trapalla reiteró sus objeciones contra el Plan Provincial de Empleo, por considerar que no hay garantías de que las empresas vayan a tomar y mantener a los excedentes. Además, aseguró que son pocos los que alcanzan la edad necesaria para acogerse al sistema de jubilaciones.

Finalmente, aseguró que las condiciones que le exige el Banco Macro son inaccesibles para ellos.

Comentá la nota