El examen de Macri para poder ser candidato

Por Fernando Gonzalez

El 2010 no será un año más para Mauricio Macri. El jefe de gobierno porteño tiene que demostrar en los meses que vienen que está a la altura de su cargo y también del desafío de disputar la presidencia en el 2011. De esta cuestión habló extensamente ayer durante la entrevista que concedió a El Cronista en la redacción del diario

El examen para Macri es absolutamente exigente. En términos de gestión debe reponerse del golpe que significó la aparición de un espía entre sus funcionarios, hecho que lo obligó a desprenderse de los dos jefes que designó para armar su policía metropolitana y de un ministro (Mariano Narodowsky). A ese conflicto debe agregar las dificultades que enfrenta para llevar adelante algunos aspectos de su gestión y generar la sensación de que puede resolver los problemas de los porteños más allá de los obstáculos que le interpone el kirchnerismo. Al mismo tiempo, está obligado a pensar en el escenario político nacional y en promover una candidatura que aún no madura.

Macri no descarta a Néstor Kirchner como candidato y ve a Julio Cobos como el adversario a vencer. "Hay espacio para tres opciones", dice. Y queda claro que él se imagina como el tercero en discordia para la batalla por el poder en la Argentina bicentenaria.

Comentá la nota