Exagera el Gobierno con el dibujo a la inflación: 0,3% en diciembre

Volvió a sorprender la inflación oficial por el bajo número con que cerró el año. Se reaviva la polémica sobre la manipulación de los datos. Enero daría más alto
Volvió a sorprender ayer el Gobierno con el último dato de inflación del año. El Indec informó que la suba de precios minoristas durante diciembre fue de sólo 0,3%. Los cálculos más optimistas no arrojaban cifras menores al 0,5%; por lo que el número oficial que trascendió al promediar la tarde nuevamente abonó la polémica sobre la intervención de la administración de Cristina Fernández de Kirchner sobre el organismo de estadísticas.

Con el dato de diciembre, 2008 cerró con una inflación oficial del 7,2%; un tercio de las estimaciones de las consultoras privadas, en torno al 20%. Si bien los analistas admiten que los aumentos de precios se desaceleraron en el último trimestre del año, nadie contemplaba un número tan bajo. A tal punto es así, que los de por sí castigados bonos argentinos ayer terminaron la jornada con bajas de hasta 1,5% arrastrados por el malhumor que invadió al mercado al trascender la inflación de diciembre.

“Moreno le dio el golpe de gracia a los títulos públicos”, se lamentaba anoche un operador, que con ironía calificó como “triste festejo” el 0,3%, al hablar del “segundo aniversario de la intervención al Indec”. Cabe recordar que 41% de la deuda se actualiza por la inflación oficial, por lo que –como adelantó ayer El Cronista– la subestimación de los precios le permitió al Gobierno en 2008 un ahorro de $ 20.000 millones.

Estacionalmente diciembre suele mostrar una de las cifras de inflación más altas de cada año, producto de las fiestas de fin de año y aumentos en rubros como el turismo. Sin embargo, en 2008 fue la menor. Habría que remontarse a diciembre de 2003 para hallar un cierre de año con inflación tan baja.

Desde septiembre a la actualidad la desaceleración del nivel de actividad económica (efecto de la crisis mundial y conflictos internos, como el del campo) junto a la caída en el precio internacional de los commodities agropecuarios y energéticos (en particular la soja y el petróleo) restaron presión sobre la demanda y el consumo interno. En consecuencia, menguaron los aumentos de precios, que fueron significativos sobre todo en el primer semestre del año. Precisamente por ello, de cara al 2009 que acaba de arrancar se espera un periodo más tranquilo en materia inflacionaria. Aunque enero sería una excepción, dado que arranca con un piso elevado que le imponen los aumentos ya anunciados en peajes, transporte, electricidad y prepagas.

El Indec también informó ayer que la canasta básica alimentaria subió apenas 0,08% en diciembre, por lo que ahora una familia tipo necesita un ingreso mínimo de $ 444,04 para no caer en la indigencia. Además, la canasta básica total trepó 0,13% y se ubicó en $ 979,85 mensuales, el umbral para sortear la pobreza. En todo el año –siempre según datos oficiales– la canasta alimentaria subió 0,4% y la canasta total 2,5%.

Desagregando los datos difundidos por el Indec se observa que las principales subas en diciembre se registraron en “indumentaria” (1,4%), “mantenimiento del hogar” (0,7%) y “atención médica” (0,5%).

Comentá la nota