El PJ evocó a uno de sus iconos políticos.

El monolito erigido en su memoria, fue escenario ayer del acto recordatorio del Dr. Guillermo Eugenio Snopek organizado por la Comisión Permanente de Homenaje del PJ y la Comisión Municipal de Yala.
A 13 años de su desaparición física, dirigentes partidarios, familiares y amigos se unieron para evocar a uno de los íconos justicialistas locales y enaltecer su legado al pueblo jujeño.

Tras la entonación de las estrofas del Himno Nacional Argentino y un minuto de silencio, representantes de ramas justicialistas y del Gobierno de la Provincia depositaron ofrendas florales al pie del monolito ubicado a la vera de la ruta nacional Nº 9, en el lugar donde ocurrió el accidente automovilístico que apagó su luz.

“El tiempo es una ilusión, solamente es una necesidad humana para medir distancias entre distintos acontecimientos. No estamos reunidos para medir distancias, sino para hablar de la presencia permanente de Guillermo Snopek en el corazón del pueblo”, sentenció Ana Alderete, integrante de la Comisión de Homenaje.

Sobre el político que hoy es objeto de amplio reconocimiento, aseguró que “él amó a su gente, pero tal vez no supo decirlo con palabras, sino con todo hecho positivo”.

“Quizás alguno hable de muerte, pero la muerte tiene un significado distinto a quien se nombre. Hay quienes piensan que muerte significa fin y olvido, para Guillermo Snopek es simplemente la transformación en un estadío superior con una presencia que no tiene final”, sostuvo.

Enfatizó que “desde su primer suspiro hasta el último, perteneció al PJ, jamás pensó en abandonarlo, nunca consideró la posibilidad de apartarse. Nació, creció y murió dentro del justicialismo”.

“Un líder que entregó

su vida a los jujeños”

Frente al mausoleo del cementerio El Salvador que guarda los restos de Guillermo Snopek, el Partido Blanco de los Trabajadores rindió tributo a una de las figuras políticas rutilantes de las últimas décadas, con motivo de conmemorarse el 13º aniversario de su muerte.

Participaron dirigentes del Frente Primero Jujuy, familiares y amigos, quienes coincidieron en destacar la vocación de servicio que el Dr. Snopek acunó como hombre y político, compromiso inquebrantable que lo llevó a entregar su vida a los jujeños.

En este marco, se ensalzó la profunda convicción con que encaró uno de los desafíos más importantes de su vida: gobernar Jujuy en una de las peores crisis económicas de la historia, con un Estado provincial en total bancarrota, una actividad privada asfixiada por la falta de competitividad en el marco del “uno a uno”, bajos precios internacionales de la producción primaria local, altísimas tasas de desempleo y un gran descontento social.

La muerte lo sorprendió cuando trabajaba sin descanso en obtener una asistencia extraordinaria del Estado nacional, prometida pero que nunca llegó por el gobierno del entonces presidente Carlos Menem, con lo que buscaba resolver el déficit de las cuentas públicas y equilibrar la economía de la provincia, para avanzar luego en otro frente: la respuesta a los problemas sociales originados por la desocupación. A ello sumó, para dar el ejemplo, una política de estricta austeridad que exigió a raja tabla a sus funcionarios y que él fue el primero en cumplir.

Se desempeñó en la Primera Magistratura apenas 75 días, hasta que la fatalidad se cruzó por su camino, perdiendo la vida al chocar contra un caballo el vehículo que conducía sobre la ruta 9 a la altura de San Pablo de Reyes.

Comentá la nota