Las eventuales figuras del post-alperovichismo

La candidata natural creció paso a paso

Beatriz Rojkés de Alperovich - Diputada, senadora electa, titular del PJ.

La esposa de José Alperovich, Beatriz Rojkés, es -virtualmente- la natural candidata del PJ a la gobernación, si él no se postula en 2011 para un tercer mandato consecutivo. De hecho, la primera dama ha encabezado -con excepción de los comicios de febrero de 2006 para elegir a los constituyentes que reformaron la Carta Magna ese año- todas las apuestas electorales del alperovichismo. En 2005, lideró la lista de diputados nacionales: el 23 de octubre de ese año, el peronismo se quedó con las cuatro bancas en juego. El 1 de abril de 2007, la diputada se convirtió en la presidenta del PJ local, luego de vencer en internas al entonces vicegobernador Fernando Juri. Y el 28 de junio pasado encabezó la lista de senadores del Frente para la Victoria, con la que también se impuso.

Contra la estadística, -afirman en el propio oficialismo- pueden jugar decisiones familiares ajenas a la política y, a la vez, el hecho de que la sucesión matrimonial en el Ejecutivo nacional, entre Néstor Kirchner y Cristina Fernández, no representa un buen antecedente para franjas importantes de la opinión pública.

El gabinete nacional lo aleja del escenario local

Juan Luis Manzur - Ministro de Salud de la Nación

Su ascenso, mientras comenzaba el divorcio de la fórmula José Alperovich - Fernando Juri, se dio cuando presidió la Convención Constituyente de 2006. Ese fue el trampolín desde el cual el ex ministro de Salud Pública de la provincia saltó a la vicegobernación -actualmente de licencia-, impulsado por una gestión que había logrado revertir los altos índices de mortalidad infantil (se los había legado el mirandismo), hoy cuestionados por opositores y por profesionales de la salud.

Juan Manzur integró el binomio que, en 2007, llevó a Alperovich a protagonizar el mayor triunfo del PJ desde el retorno de la democracia: obtuvo el 80% de los votos y consiguió 42 de las 49 bancas legislativas. Tras los comicios de junio pasado, en los que perdió el kirchnerismo, Manzur asumió como ministro de Salud de la Nación y se convirtió, así, en la apuesta fuerte del gobernador en el escenario nacional. Si hace una buena gestión, en el oficialismo barajan que él podría suceder a Alperovich en la Casa de Gobierno, si no se busca la re-reelección. De igual modo, advierten que su estada en Buenos Aires le quita presencia en Tucumán.

Tras la pelea, volvió al redil del gobernador

Domingo Amaya - Intendente de San Miguel de Tucumán

Fue la apuesta fuerte de José Alperovich para la intendencia de la capital, que había quedado acéfala a partir de que al intendente electo, Antonio Bussi, la Justicia Federal le había dictado prisión preventiva, para procesarlo por violación a los derechos humanos durante los 70. Los concejales, por orden alperovichista, designaron a Domingo Amaya como jefe municipal por el período 2003-2007. Al poco tiempo, las encuestas oficiales lo mantenían al tope de las figuras políticas provinciales con mejor imagen. De hecho, en 2007 ganó por amplio margen los comicios en los que obtuvo su primer mandato popular.

Hace pocas semanas, se encontró en un escenario impensado: las críticas declaraciones del diputado Germán Alfaro (quien venía siendo su socio político) contra el gobernador lo enfrentaron con Alperovich. Pero Amaya rompió con el parlamentario.

En el oficialismo, para unos, esa interna lo sacó de la eventual pelea para la gobernación en 2011. Para otros, su buena imagen y su acercamiento con el gobernador lo mantienen en carrera.

Todavía vigente tras 10 años en la primera línea

Osvaldo Jaldo - Ministro del Interior

Osvaldo Jaldo ha sido una figura clave del poder político provincial en lo que va de la década. Durante el mirandismo, como legislador, fue titular de la comisión de Hacienda y, luego, presidente subrogante de la Legislatura, cuerpo que dejó para asumir como ministro de Economía. Desde allí, el sempiterno intendente de Trancas fue uno de los nombres que se barajó para la fórmula de gobernador y vicegobernador en 2003. El alperovichismo, en su primer mandato, lo llevó a la Caja Popular de Ahorros. En 2007, creó el ministerio del Interior y lo designó allí. En los comicios de junio pasado, Jaldo encabezó la lista de diputados nacionales, que finalmente obtuvo tres de los cuatro escaños. Precisamente, aunque él no ha manifestado si el 10 de diciembre asumirá su banca en la Cámara Baja, las versiones que circulan en la Casa de Gobierno son coincidentes respecto de que hay serias chances de que el ministro continúe en ese cargo. La posibilidad de que siga en la escena provincial es la que hace que no pocos oficialistas consideren que no deba descartarse a Jaldo de la justa por 2011 si no hay re-reelección.

Comentá la nota