La eventual cumbre Sapag-Sobisch avanza lentamente.

Se especula con que el encuentro, de acordarse, no se haría antes de marzo. Desde el sobischismo se sostiene que primero quieren escuchar el discurso de inauguración de sesiones legislativas.
Las gestiones para conseguir una reunión “cumbre” en el MPN, entre Jorge Sobisch y Jorge Sapag, siguen su marcha en medio de la cautela informativa. El diputado nacional Hugo Acuña ha mantenido contactos en las últimas horas tanto con el gobernador actual como con el anterior. El tema “avanza bien”, aunque con “algunas sombras” que pueden demorar el encuentro –si es que se concreta- para marzo, según pudo averiguar este diario.

“Está bien encaminado el proceso” hacia una posible lista de unidad para cargos partidarios, confió una fuente partidaria a quien esto escribe. Pero no solo se discute la eventual unidad partidaria, sino que también hay tiradas sobre la mesa de negociación listas y propuestas de listas para los candidatos a concejales en la capital neuquina.

En este contexto, donde todos confían en la buena voluntad pero al mismo tiempo desconfían de sus propias sombras, el tema más importante es la oportunidad. Por eso se especulaba con que desde los cuarteles sobischistas se esperara antes de comenzar a definir una fecha para la eventual reunión al discurso que inaugurará las sesiones legislativas de este año.

Jorge Sapag dará ese mensaje, de acuerdo con lo que corresponde institucionalmente, el primer día de marzo. El mensaje será muy importante este año, ya que la situación política y económica del país se ha complejizado, y los efectos de la retracción económica, recesión en marcha mediante, se sienten y sentirán de manera muy dolorosa en el país y en la provincia.

La situación del país, ese contexto marcando los pasos de la política provincial, y lo que hace o deja de hacer el gobierno de Sapag son cuestiones importantes que se tienen en cuenta desde el sector de Sobisch para definir los próximos pasos.

También se evalúa el rol de los diputados nacionales en la gestión de unidad, y si responde a un criterio de interés genuino por la unidad o a alguna otra motivación especulativa. Esto es importante tenerlo en cuenta porque incide en la menor o mayor confianza que se deposite en el proceso negociador, que por lo visto hasta ahora, no incluiría un diálogo directo (extraoficial, obviamente) entre Sapag y Sobisch.

Comentá la nota