"Evaluaremos si viene una oferta del ibarrismo".

Los gremialistas se reunieron en el edificio de la Regional para hablar sobre los pasos a seguir después de que se anunciaran los candidatos del Frente para la Victoria. Es que tienen la sensación de que el sector orgánico de la CGT y las 62 organizaciones se quedaron afuera.
Es mucho el malestar que generó en la CGT, el anuncio de las candidaturas del Frente para la Victoria el sábado pasado en la sede del PJ local. La conducción provincial de los sindicatos se manifestó disconforme por el lugar que fue a pedir y que no obtuvo. Vale recordar que la discusión se centra en que hace varias semanas atrás una comisión de la CGT llegó hasta el Gobernador para expresar el apoyo a su gestión y pedir un lugar en la lista de candidatos de las elecciones de junio. Sin haber tenido una respuesta concreta, se retiraron con la ilusión de que la normalización de la CGT, y la fuerza que ganaron los gremios afectados a ella, contaban con grandes chances de un lugar entre los seis candidatos.

Después de este panorama, el sábado pasado el justicialismo anunció oficialmente las candidaturas en la sede partidaria. Concretamente se designó a Daniel Tomas (PJ), Margarita Ferrá de Bartol (PJ), Edgardo Sancassani (bloquista), y como suplentes a Alfredo Duarte (gremio de ATSA y PJ), Daniel Molina (ministro de Desarrollo Humano) y Ana María Alcoba (PJ). Este listado generó la disconformidad cuando Gioja dijo que por el movimiento obrero designaban a Alfredo Duarte. Esta designación fue la que movió el avispero en la CGT.

Con este enojo, los sindicalistas aseguraron que pedirán una audiencia con Gioja para pedir lugar o por lo menos para que les aclaren el panorama de ahora en más, dijo Enrique Castro del gremio de los camioneros. El sindicalista y diputado agregó que "estamos analizando los pasos a seguir. Yo creo que con el proyecto que había en apoyo al gobierno nacional se seguirá apoyando. Lo que sucede es que hay sectores que no lo quieren así y es eso lo que tenemos que definir".

Ante la posibilidad de que la CGT se pueda sumar a otra fuerza política para participar de las elecciones de junio, Castro dijo que "yo creo que donde haya un ofrecimiento para la CGT, se tiene que analizar internamente. Si del ibarrismo viene un ofrecimiento, donde sabemos que es justicialista, lo analizaremos y veremos qué hacemos".

Esta declaración del sindicalista es una hipótesis que resultaría poco probable si se tiene en cuenta que Ibarra integra un frente cuya pata nacional está cerca del PRO, partido enfrentado al gobierno nacional que a su vez tiene el apoyo de la CGT que conduce Moyano y cuyo reflejo en San Juan está bien definido.

Falta mucho para que se disipe el malestar interno que hay en la CGT local aunque las posibilidades quedan abiertas por el tiempo que resta para definiciones en esta campaña electoral.

Comentá la nota