Evaluarán residuos de plaguicidas en frutas de exportación.

Evaluarán residuos de plaguicidas en frutas de exportación.
El monitoreo será trimestral. El programa no es vinculante con los despachos a Rusia.

El país europeo es el principal destino de la fruta del Alto Valle. El año pasado se exportaron 370 mil toneladas de fruta fresca a ese destino por 271 millones de dólares.

Neuquén> Desde el 19 de enero la Argentina puso en marcha un costoso sistema de monitoreo de los residuos de plaguicidas en la fruta con destino a Rusia para poder sostener este mercado que en noviembre del año pasado había planteado restricciones. Chile firmó un convenio comercial para asegurar las exportaciones.

Rusia es el principal destino de la fruta del Alto Valle. El año pasado se exportaron 370 mil toneladas de fruta fresca a ese destino por un valor de 271 millones de dólares.

Según el sitio especializado español freshplaza, según el punto 4 del Memorándum sobre la inocuidad de frutas y de hortalizas frescas de la Argentina a Rusia, el país se compromete a monitorear trimestralmente la inocuidad de esos productos respecto de plaguicidas (pesticidas, nitratos y nitritos).

Para dar cumplimiento a esto -y en el marco de la Resolución 1171/2008, por la que el organismo sanitario nacional establece un protocolo de exportaciones especiales con destino a Rusia- el Senasa desarrolló un programa de monitoreo de residuos de plaguicidas en productos de origen vegetal que se exportan a ese país desde el 19 de enero de 2009. Los resultados de este monitoreo deberán ser presentados al Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario de Rusia a partir de abril de 2009.

El programa es de monitoreo y no de vigilancia; es decir, no es vinculante con los despachos específicos a Rusia, ni sus resultados condicionarán la emisión de certificados fitosanitarios del Senasa.

Su único objetivo es relevar la presencia de pesticidas (tipos y nivel de residuos) en estas partidas. Dado que fue diseñado para ser ejecutado en origen (empaque o frigorífico), las partidas muestreadas podrán o no tener una correlación con un certificado fitosanitario emitido en origen o en puerto. En relación con las muestras, el Programa establece un total de 300, que se distribuirán proporcionalmente entre frutas de pepita (manzana y pera), frutas cítricas (limón, naranja, mandarina y pomelo) y uvas frescas. El Senasa toma su cargo, durante los tres primeros meses, los costos del programa.

El papel de Chile

Como una muestra más del importante lugar que ocupa Chile como productor de alimentos de calidad, catalogó el Ministro de Agricultura, Reinaldo Ruiz, la firma concretada entre el Servicio Agrícola y Ganadero de Chile (SAG) y el Servicio Federal de la Supervisión Veterinaria y Fitosanitaria de la Federación Rusa, que garantiza la calidad e inocuidad de la fruta chilena que ingresará a dicho mercado.

Tras una reunión bilateral concretada en Rusia, el director del SAG, Francisco Bahamonde, y Jefe del Servicio Federal, Alexey Ivanovich, ambos firmaron el Complemento al Memorando sobre inocuidad de productos de origen vegetal, es decir, de frutas y hortalizas frescas.

La autoridad informó que el documento establece los procedimientos para dar cumplimiento a la normativa rusa, en cuanto a los límites máximos de residuos permitidos en frutas y hortalizas que se comercializan en este mercado, el segundo para Chile en Europa, con exportaciones de aproximadamente 100 millones de dólares.

El acuerdo comenzará a regir desde el 1 de abril de este año.

Comentá la nota