Evalúan la situación de ciertos barrios por temor al dengue

Prevención. Sólo en Villa Borges hubo 261 casos positivos de la enfermedad. Autoridades sanitarias recomiendan a los vecinos continuar descacharrando para evitar que se críen los mosquitos.
Tras el temporal caído sobre la capital santiagueña, autoridades sanitarias evalúan la situación de ciertos barrios de la ciudad debido a la acumulación de agua en las viviendas e intensifican los trabajos de prevención para que se eliminen los criaderos de los mosquitos transmisores del dengue.

La preocupación recae principalmente en los sectores más afectados durante el brote anterior como son los barrios Villa Borges, Industria y las zonas del interior de la provincia como Monte Quemado, Pampa de los Guanacos y Sacháyoj.

Según informaron confiables fuentes sanitarias "el comportamiento del clima preocupa porque no permite actuar sobre ciertos lugares ya que en cuestión de horas vuelve a quedar todo lleno de agua".

Advirtieron que es necesario que durante el verano "los vecinos intensifiquen los trabajos de descacharramiento para que no se reproduzcan los mosquitos".

Hasta el momento la ciudad se encuentra libre de circulación del virus del dengue. En tal sentido, indicaron que "el temor paraliza y precisamente estamos en una etapa donde se tiene que actuar".

Durante el brote anterior, con 261 casos positivos y más de 600 pacientes sospechosos el barrio Villa Borges se convirtió en el centro habitacional donde mayor impacto tuvo el dengue en la ciudad capital y el lugar en el que más gente puede contagiarse de la fase hemorrágica de la afección.

Este es uno de los puntos críticos de la ciudad donde los agentes sanitarios de la provincia trabajan arduamente para quitar todo lo que pueda iniciar nuevamente un brote.

En esta zona de la ciudad, aproximadamente 4.000 vecinos, distribuidos a lo largo de 90 manzanas, viven a diario con el temor de que regrese la pandemia y con el peligro a ser picados por segunda vez por el Aedes aegypti.

Para detectar la posible aparición de la patología, los servicios de salud realizan activamente una vigilancia intensificada de pacientes que llegan a la consulta médica con lo que se denomina Síndrome Febril Inespecífico. Estas personas padecen fiebre mayor a 38 grados, sin signos de infección o enfermedad respiratoria.

Políticas

Las autoridades sanitarias de Misiones y el Ministerio de Salud Pública de Paraguay establecieron ayer en Asunción un convenio de cooperación para coordinar acciones de prevención contra el dengue.

"Hemos conformado un equipo que va a trabajar sobre todo en la respuesta rápida si hay casos sospechosos para bloquear y para fortalecer a Paraguay y la Argentina en caso de que se tenga que hacer un seguimiento", afirmó el viceministro paraguayo de Salud, Edgar Giménez. 

Comentá la nota