Evalúan el regreso de Bielsa al Gobierno.

Evalúan el regreso de Bielsa al Gobierno.
Se vio cuatro veces con Kirchner en 2009; hablaron del área de cultura, de la comunicación oficial y de las elecciones porteñas.
Con Cristina Kirchner pendiente del viaje presidencial a España, Néstor Kirchner hace y deshace en Olivos. Convoca a gobernadores, ministros, intendentes. Proyecta candidatos para octubre, planifica la estrategia electoral. Y analiza cambios en el organigrama del Gobierno.

Uno de los nombres que evalúa para reintegrar al plantel oficial es el del ex canciller Rafael Bielsa, a quien invitó ayer a la sede del poder político real. A Olivos, más claramente.

Kirchner y Bielsa se vieron ya cuatro veces durante 2009 y hablaron varias más por teléfono. El vínculo entre ellos es hoy más fluido que nunca desde que Bielsa dejó la Cancillería para mudarse a la Cámara de Diputados, en 2005.

Según dos fuentes que conocen el contenido de las conversaciones entre ambos, Kirchner invitó a Bielsa para hablarle del área de cultura, de la comunicación oficial y de las elecciones en la ciudad de Buenos Aires. En verdad, le preguntó cómo veía el cuadro electoral general, pero después le comentó que en la Capital había dos dirigentes kirchneristas que medían bien: uno era el propio Bielsa y el otro, el embajador en los Estados Unidos, Héctor Timerman. El ex canciller cambió de tema.

La Capital es un distrito complicado para Kirchner. Es donde concentra los mayores índices de rechazo social y donde no encuentra un candidato para octubre. El senador Daniel Filmus ya le hizo saber que prefería cumplir su mandato en el Senado y Jorge Telerman lo rechazó públicamente. Bielsa considera que no corresponde presentarse primero en la Capital, después en Santa Fe y más tarde, otra vez en la Capital, explicaron quienes mejor conocen al ex canciller.

El regreso formal al elenco kirchnerista podría darse en la plantilla de gestión, entonces. Es, concretamente, lo que evalúa Kirchner.

Las charlas entre ambos suelen detenerse por un buen rato en el área de cultura, cuya secretaría conduce José Nun. Kirchner cree que falta energía allí.

"A vos te gusta la cultura, podés hacer algo por ahí", cuentan que le dijo, hace unas semanas, el ex presidente a su primer canciller.

Si bien en un primer momento surgieron fuertes versiones de que el objetivo de tantas charlas era reemplazar a Nun, después el escenario pareció modificarse: según revelaron fuentes de acceso al ex presidente, Kirchner también analiza la posibilidad de que Bielsa se ocupe de la cultura desde otro ámbito. Por ejemplo: desde el proyecto del Bicentenario, que por ahora no tiene un rumbo demasiado claro.

Una tercera posibilidad es que se cree algún espacio que involucre algún tipo de injerencia en la comunicación del Gobierno. Esta opción está menos desarrollada, explicó un dirigente que participó en la organización de la reunión de ayer.

Kirchner se acostumbró en los últimos tiempos a escuchar sugerencias para cambiar el estilo de comunicación del Gobierno. Bielsa y Alberto Fernández, por ejemplo, le llevaron la inquietud. "Hasta las medidas que no son malas parecen malas", le dijo el ex jefe de Gabinete. Sobre ése y otros temas críticos, Kirchner presta atención, aseguraron dos dirigentes que hablaron más de una vez con él durante enero.

Desde que dejó el Congreso, en 2007, Bielsa trabaja como abogado. Atiende asuntos en Buenos Aires y en Rosario, adonde viaja todos los viernes. Los compromisos profesionales podrían trabar su regreso al Gobierno, aunque allegados al ex canciller suponen que nunca rechazaría una oferta de Kirchner.

El ex presidente, por ahora, debate ideas con Bielsa. Y evalúa si lo convoca nuevamente al equipo de gestión.

Comentá la nota