Evalúan una reestructuración del Ejecutivo tras las elecciones

En entrevista con LA VOZ, el jefe de Gabinete Municipal, Pablo Giménez, informó que la presentación de varios funcionarios municipales como candidatos a concejales en listas opositoras a la línea del gobierno comunal abre el planteo de realizar una reestructuración de distintas áreas del Ejecutivo una vez pasada la contienda electoral de junio.
El funcionario indicó que la situación genera "turbulencia" en el funcionamiento municipal como sistema corporativo y consideró una contradicción que ninguno de los funcionarios haya presentado su renuncia antes de tomar la decisión.

Se trata, por un lado, de Sergio Robles, jefe del Departamento de Espectáculos de la dirección de Cultura, quien se presenta como candidato a concejal en cuarto lugar por el GEN dentro de la Coalición Cívica. Por otra parte, la directora del Plan Regulador, Silvia Baccino, que se presenta como primer candidata a concejal por Unión Pro. Y, por último, Hugo Funes, jefe del departamento municipal de Producción, quien encabeza la nómina de un partido vecinalista, Espacio Abierto Todos por Zárate, como colectora de la Coalición.

Ninguno de estos funcionarios, según informó Giménez, presentó su renuncia antes de lanzar su candidatura y para él, en algunos casos hubiera sido más conveniente que en otros. "Acá encontramos una contradicción", dijo el funcionario, "porque es, claramente, una postura opositora a lo que estamos haciendo, de esta manera no estarían compartiendo para nada la visión que tenemos, como gobierno, para la ciudad".

Aunque sostuvo que desde el Ejecutivo no se fuerza a ningún funcionario a tomar la decisión, manifestó que "en algunos casos creemos que deberían haber presentado la renuncia antes de postularse como candidatos, sin embargo entendemos que es parte del juego político aunque, igualmente, creemos que se nos está exigiendo mucho, se nos pide un comportamiento que en nuestro lugar ellos no hubiesen tenido; creo que algunos funcionarios deberían habernos sacado de este brete de tener que pensar en si los tenemos que sacar o no". Además, indicó que la situación planteada por el contexto electoral ha resentido el ritmo municipal. "No lo podemos mantener desde que estos funcionarios se encuentran como en una zona gris", expresó, "obviamente esto genera un poco de turbulencia pero, en general, lo estamos tomando con tranquilidad, esperaremos a que decante un poco la situación electoral y veremos qué va a pasar".

Sin embargo, de acuerdo a las declaraciones del funcionario municipal, existe ya una decisión para realizar un cambio en ciertas áreas del gabinete. "Una vez terminada la elección tenemos que implementar rápidamente cambios para poder seguir con el mismo impulso, o más, sobre todo porque creemos que esta elección es un lanzamiento virtual de las candidaturas presidencial y de intendencia de 2011", argumentó, "por eso el 29 de junio habrá que dar de nuevo las cartas".

LA RENUNCIA DE LOS FUNCIONARIOS DEL GEN

"Lamentamos que se hayan ido los funcionarios porque estaban haciendo una muy buena gestión, es una decisión que no compartimos pero que entendemos", dijo Giménez en relación a la resolución del GEN de retirar a sus partidarios del gabinete municipal: María Fernanda Celador, Ignacio Suárez y Marina Sánchez.

El jefe de Gabinete sostuvo que en este caso no encontraron contradicción ya que se sigue trabajando con la misma profundización en el plan de gobierno asumido en el acuerdo preelectoral de 2007 con Osvaldo Cáffaro. "Si uno mira lo que dijimos que íbamos a hacer y lo que estamos haciendo, no hay ninguna contradicción", sostuvo.

Según informó el funcionario, existieron dos reuniones con el principal referente del GEN, Jorge Godino, en las que se pidió expresamente que los funcionarios continuaran en sus cargos. "El intendente jamás le pidió la renuncia a nadie, en más, insistimos para que dejaran que sus partidarios permanecieran en la gestión ya que a nosotros no nos generaban ningún conflicto", señaló, "sin embargo, respetamos la voluntad individual de cada uno y la decisión del grupo, aunque lo lamentamos mucho".

Por otro lado, Giménez dijo que sólo constan dos renuncias, la de Suárez y la de Celador, ya que la de Sánchez, hasta ayer, no se hizo efectiva. Para ninguna de las áreas que quedaron vacantes, aún hay reemplazantes. "Siempre hay alguien en vista pero la coyuntura de las elecciones hace que durante estos cuarenta días el intendente no tome ninguna decisión", indicó.

PIDEN EL PRONUNCIAMIENTO DE ROBLES

En el mismo contexto pero en distinto orden, el Ejecutivo, a través de Giménez, solicitó el pronunciamiento de Sergio Robles en relación a su candidatura y su función dentro del gobierno ya que, si bien es un empleado municipal de carrera, cumple tareas como funcionario municipal a cargo de una jefatura.

"Robles tiene una particularidad", dijo, "él es empleado municipal y, si bien él puede creer que al asumir como jefe de departamento se trata de una promoción por su carrera administrativa, es un cargo que se le sugirió porque queríamos que se sumara a un esfuerzo de gestión".

En ese marco, consideró que al igual que Walter Salcedo, quien renunció al ARI para continuar acompañando a Cáffaro desde la subsecretaría de Obras Públicas, debería pronunciarse respecto a su situación. "Queremos saber si está conforme con lo que está haciendo la gestión y si no lo estuviera, también, para que no caiga en contradicción con lo que hicieron los compañeros de su propia fuerza", expresó.

Comentá la nota