Evalúan generar recursos para poder pagar sueldos.

La crisis golpea a Santa Cruz. Desde el Gobierno Provincial se evalúa como poder afrontar el pago de los sueldos en tiempo y forma. La posible deuda en la obra pública es otro de los temas.
Con el comienzo de la crisis mundial, que posteriormente llegó la Argentina y a la que Santa Cruz no esta exenta, las especulaciones sobre la falta de pagos a proveedores, el recorte en los gastos de los distintos entes, la duda en la obra pública, el pago de adicionales a la policía y los sueldos de la administración pública son los temas centrales que circularon a fines del 2008 y este comienzo del 2009.

Es por eso que no resulta extraño que el propio Gobernador haya manifestado públicamente que “hoy nuestra principal preocupación es ir generando recursos para poder pagar los sueldos en tiempo y forma a fin de mes”.

Además dijo que “al haber un enfriamiento de la economía obviamente recursos coparticipables son menores por lo tanto nuestros recursos caen”. “Un paro de doce días de capitales de ultramar que transportaban petróleo, a nosotros provocó que se nos cayeran las regalías en tres millones de pesos que equivalen a la mitad de una quincena de los trabajadores de la construcción de Santa Cruz de una de las empresas más grandes”.

Crisis

Cabe destacar que el paro petrolero del primer semestre de 2008 causó una enorme pérdida económica a la provincia, que el propio Gobierno se encargó de recalcar en varias ocasiones durante el resto del año. Pero la oposición y algunos gremios descreyeron siempre de los números del Gobierno y hablaron de mala administración y doble discurso.

Una de las voces más críticas fue la de Mariana Zuvic, presidenta del ARI Santa Cruz, quien no ahorró adjetivos para cargar contra la administración de Peralta.

“Acá hay falta de gestión, hay muy mala administración, no se rinden las cuentas, no hay transparencia, no hay claridad en el discurso, hay muchísima demagogia, hay un doble discurso claro”, sostuvo la dirigente en ésa oportunidad.

Desde el radicalismo también se cuestionó la promocionada crisis económica. Desde el bloque UCR de Cámara Diputados sostuvieron que ese escenario sólo podía darse porque Santa Cruz paga las certificaciones de las obras de Nación, pero no por una caída de los ingresos como afirmaba el Ejecutivo.

“Esfuerzo conjunto”

Por esos días, en el marco de la toma de la Legislatura por parte de los jubilados provinciales, Peralta reiteró que los santacruceños “necesitamos un esfuerzo conjunto y solidario”. También indicó que se hizo un gran esfuerzo para terminar el conflicto gremial del 2007, paritarias mediante, y subrayó que la situación de zozobra fue producto del paro petrolero que impactó en la economía provincial.

“Nosotros no fuimos responsables del paro petrolero, hicimos todo lo posible para que ese paro se corte inmediatamente, pero desgraciadamente hubo intransigencia por parte de las operadoras y llegamos a la medida más larga del petróleo en la Argentina, que tuvo una repercusión absolutamente negativa sobre lo que fue nuestro presupuesto, aquel que se elaboró a principios de año”, detalló por entonces.

“Normalizada”

Fue sobre finales de noviembre, cuando el ministro de Economía de la provincia, Juan Manuel Campillo, hizo declaraciones de un tenor menos dramático que sus últimas intervenciones, afirmando que el Gobierno Provincial “siempre va a cumplir con todas sus obligaciones”, en referencia a los inconvenientes financieros que el propio Gobierno dio cuenta.

La situación financiera “está normalizada, bajo control”, dijo el titular de la cartera económica y puntualizó que existieron “algunos inconvenientes coyunturales” sobre fines de octubre, principios de noviembre y que por eso se resolvió hacer público el balance presupuestario de la provincia cerrado al mes de septiembre.

A su vez, tildó de falsas las argumentaciones del radicalismo sobre el destino de los recursos del Gobierno y por otra parte, en cuanto a la discusión si las regalías bajaron o no, Campillo indicó que en el mes de mayo y abril existieron 32 días hábiles de paro petrolero por lo que no hubo producción. Y añadió que por cada día de paro se necesitaron dos días para que los pozos vuelvan a funcionar.

Consultado sobre el 2009, indicó en esa oportunidad: “Obviamente va a estar garantizado el pago de haberes, el pago de aguinaldos, son obligaciones contraídas y de ninguna manera vamos a dejar de cumplir. En ese sentido quiero que todo el mundo se quede con tranquilidad”, subrayó y añadió: “De todas maneras, no podemos soñar en expansiones tanto en salarios como en gastos”, dijo.

Comentá la nota