Evalúan cultivos alternativos para producir biocombustible

A partir de un proyecto de investigación que llevan adelante un grupo de docentes y estudiantes de la UNVM y la UNC, se busca evaluar la viabilidad del cultivo de la "Jatropha curcas" en la zona para su posterior utilización en la producción de biocombustibles

"Generación y transferencia de tecnología en Jatropha curcas" es el nombre que recibe uno de los trabajos presentados en el marco de las IV Jornadas de Investigación de la UNVM, cumplidas los días 4 y 5 de noviembre de 2009 en el Campus, y cuyo paso preliminar fue la instalación de un invernadero experimental ubicado en el predio universitario.

El proyecto, dirigido por Margarita Grosso, se encuentra bajo la órbita del Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas y propone el mejoramiento vegetal de la Jatropha curcas para luego utilizar sus semillas en la producción de biocombustibles.

"El objetivo es trabajar sobre una planta que es perenne y cuyas semillas son utilizadas para hacer aceite", comenzó explicando Marta Elena Rodríguez, co - directora de la investigación que surgió en la universidad local pero que actualmente reúne a docentes y estudiantes de la UNVM y la UNC.

Las virtudes de la Jatropha curcas radican en que su utilización se circunscribe a la obtención de aceite, pudiendo transformarlo, mediante un proceso químico, en biocombustible. En este sentido la docente dio a conocer otros de los propósitos que dieron origen a la investigación que viene desarrollándose desde 2008: "a través de este trabajo se intenta buscar otras alternativas para producir biocombustibles. Tratamos de evitar el uso de materias primas animales y vegetales destinadas para alimentos", considerando el inicio de la producción de biocombustibles a escala comercial tras la sanción de la ley N°26.023 que instituye el Régimen de Regulación y Promoción para la Producción y Uso Sustentable de Biocombustibles y establece que todo combustible comercializado en territorio nacional, a partir de este año, deberá ser mezclado con un 5% de biodiesel o bioetanol.

Entre las primeras conclusiones derivadas de este trabajo aún en curso se destaca que el cultivo, en su segundo año consecutivo, es resistente a los insectos pero susceptible a las heladas. En este último caso, Rodríguez argumentó que, finalizada la cruda temporada invernal, los ejemplares de Jatropha curcas rebrotaron, lo que implica que "sus nuevas semillas serán más resistentes al frío" -reveló-, pudiendo responder de manera favorable a las condiciones climáticas de la zona.

Cabe señalar que al equipo de trabajo coordinado por Grosso y Rodríguez lo completan: Rolando Pécora, Marcia Ruíz, Mariana Montenegro, Laura Prato, Marcela Fissore, María José Allende, Luciana Fontanini, Mario Pierantonelli y Martín Fiorello.

Investigar desde la Universidad

Marta Rodríguez ponderó la labor de las casas de altos estudios en pos de la creación de nuevos conocimientos, no obstante, abogó porque éstas incentiven y promuevan aquellos trabajos relacionados a temáticas ambientales y energéticas

"Dentro de nuestro campo de estudio estamos trabajando con energía solar, con energía eólica, con biogás y todo lo que sea tratamientos de basura, separación de residuos, re –uso del agua y creo que ese tipo de tópicos en investigaciones requieren de una mayor fuerza desde el seno de las universidades", concluyó.

Comentá la nota