La evacuación será obligatoria.

La evacuación será obligatoria.
Así lo decidió el gobierno chileno tras la negativa de algunos pobladores rebeldes a abandonar la zona por la intensa actividad del volcán Chaitén.

Creen que el volcán podría tener una o más “erupciones paroxísmicas”, que implicaría el derrumbe de todo el edificio volcánico dentro de la cámara de magma.

Bariloche (Télam) > El gobierno de Chile manifestó ayer su preocupación por la actitud de 46 pobladores de la base del volcán Chaitén que se niegan a abandonar sus viviendas, pese al recrudecimiento de la actividad volcánica. En tanto, se extremaban las medidas de prevención en esa zona.

La Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior de Chile informó que permanecen en el lugar 29 pobladores adultos y 17 menores, en tanto el puerto de Chaitén fue restringido a particulares y embarcaciones y el tránsito aéreo opera con “normalidad”. El volcán chileno se encuentra ubicado en forma paralela a la ciudad chubutense de Esquel, y a 1.200 kilómetros al sur de Santiago, la capital chilena.

El ministro vocero del gobierno chileno, Francisco Vidal, informó que el Ejecutivo “hará todo lo posible” para resguardar la seguridad de los pobladores de Chaitén, por lo que nuevamente intentará evacuarlos. “No vamos a permitir que haya gente que quiera inmolarse o suicidarse colectivamente. Es responsabilidad del Gobierno y el Gobierno no va a permitir que haya gente dispuesta a suicidarse”, afirmó Vidal.

Por otra parte, el ministro del Interior chileno, Edmundo Pérez Yoma, viajó ayer a Puerto Montt y junto a otras autoridades trasandinas evaluarán la salida al problema. El Gobierno considera que la localidad no puede seguir donde está emplazada y que deberá organizar una reubicación adecuada, para la cual estudian una asignación presupuestaria.

Riesgo

Otro de los lugares en riesgo en Chile es el paraje de Futaleufú, junto a la frontera, donde precipitaron cenizas durante todo el jueves y se registró una acumulación de medio centímetro, según la ONEMI.

El Plan de Contingencia puesto en marcha allí incluye el retiro de las cenizas con camiones y la recomendación a los pobladores de mantener ventanas y puertas cerradas, no abandonar sus hogares y mantenerse informados a través de los medios de prensa locales.

En Argentina, el principal efecto se sintió en algunas localidades de la cordillera chubutense, donde la presencia de cenizas en el aire se hizo más notoria. No hubo problemas ni evacuaciones y el Gobierno de Chubut organizó un esquema de prevención, enviando colirio, barbijos y agua potable para reforzar la provisión en caso de agravarse el fenómeno.

En el aeropuerto de Trelew -en el este de la provincia- los vuelos que debieron arribar a las 6 de la mañana lo hicieron cuatro horas después. El jefe del aeropuerto de Esquel -en la cordillera-, Luis Cavero, informó que emitió una “novedad” de presencia de cenizas en la pista, que estará vigente una semana y probablemente obligue a reprogramar el vuelo de Aerolíneas previsto para mañana.

Historia

El volcán se reactivó el 2 de mayo del año pasado, luego de 9.800 años desde su última erupción registrada por los científicos, y desde entonces mantuvo una actividad variable aunque ininterrumpida, como lo indicó el vulcanólogo Gustavo Villarrosa.

Aquella violenta erupción llevó al gobierno de Chile a evacuar a la mayoría de los pobladores de la zona, en especial de la localidad de El Chaitén. Durante las primeras semanas de actividad y según la dirección del viento, la “pluma” del volcán se dirigió varias veces al Este, afectando con lluvia de cenizas a ciudades argentinas, desde Esquel y Bariloche en la cordillera hasta Mar del Plata y Buenos Aires en el litoral marítimo y fluvial.

Villarrosa, investigador del Conicet que desde 2003 estudia con colegas los volcanes de la región, indicó que con el monitoreo permanente del Chaitén y el conocimiento de cómo funciona -basado en la investigación de su historia- van haciéndose un escenario de lo que puede esperarse.

“Este volcán que no es de los más comunes de la Patagonia, es de característica riolítica, con un tipo de magma muy particular. Además antes de mayo no se lo tenía demasiado en cuenta porque no se lo veía, en la cima tenía una depresión con una prominencia adentro”, explicó.

A partir de la erupción de mayo la montaña construyó en su cima un “volcán o domo nuevo, llamado domo dos”, que alcanzó 1.200 metros de altitud, y su fisonomía cambió totalmente.

El experto indicó que “la reactivación de ayer se debió a una fisura en el domo, por donde lanzó grandes flujos piroplásticos -materiales volcánicos incandescentes-, que bajaron por el valle del río Blanco hasta cerca de Chaitén”.

La grieta del domo, estimó, “podría continuar derrumbándose” y “seguramente seguirán los flujos piroplásticos y el proceso de colapso del domo”. “Es algo que se esperaba hace rato, porque el domo crecía y construyó paredes muy empinadas”, dijo Villarrosa y agregó que el efecto del lado argentino se limita a la presencia de cenizas, que el volcán lanza a gran altura y el viento del Este arrastra a la zona. En adelante, especuló, pueden suceder varias cosas. Una de ellas es una o más “erupciones paroxísmicas”, que implicaría el derrumbe de todo el edificio volcánico dentro de la cámara de magma, a lo que sobrevendría otro largo período de calma.

Comentá la nota