Europa al borde del naufragio

Las economías del conjunto de los países de la eurozona –los 15 donde circula la moneda común– vieron su PIB contraerse en 1,5 por ciento entre los meses de octubre y diciembre de 2008. Se trata de una caída histórica
El naufragio llega a Europa con paso de gato amenazante. Los indicadores económicos divulgados el viernes exponen una serie ininterrumpida de cifras negativas que afectan a las principales potencias europeas. Quienes se resistían a hablar de recesión y le anteponían el término de receso tuvieron que alargar la palabra con el “ción” y reconocer la realidad. Una docena de países europeos muestra sólido retroceso de su PIB bruto al final del cuarto trimestre de 2008. Alemania, Francia, España, Italia, Holanda, Portugal, Austria o Estonia ofrecen un panorama con una marcada tendencia hacia la recesión.

Las economías del conjunto de los países de la eurozona –los 15 donde circula la moneda común– vieron su PIB contraerse en 1,5% entre los meses de octubre y diciembre de 2008. Se trata de una caída histórica desde la instauración de la zona euro, en 1999. La eurozona acumula así nueve meses con porcentajes negativos, lo que se traduce por la primera recesión desde su creación. Los países de la Unión Europea (UE) y los de la eurozona mantienen pese a todo un crecimiento positivo en lo que respecta al 2008: 0,7 por ciento en la eurozona y 0,9 por ciento para la UE. Sin embargo, la debilidad de ese porcentaje no basta para reactivar el empuje de las economías. La recesión y su impacto son visibles: cierre de plantas, despido masivo de personal, congelamiento de salarios, neto deterioro del consumo, congelamiento del mercado inmobiliario. En París, muchas agencias cierran sus puertas o reducen el personal de forma significativa. “Cada vez que alguien entra en la agencia rezamos para que sea una compra”, dice Xavier, un empleado de una agencia inmobiliaria del distrito cinco –Rue Monge–, en donde sólo quedaron dos empleados de los cinco que había en septiembre pasado.

El propietario, que antes le echaba la culpa a los medios de comunicación de inventar una recesión que no existía, admite hoy que la situación “es grave, nadie compra, todo el mundo discute los precios como perros, todos esperan que el mercado se caiga más y uno tiene que ir a buscar los clientes con los dientes, puerta por puerta”. La industria europea está sumida en un pantano de malas noticias. La venta de autos nuevos en Europa atravesó un mes de enero digno de figurar en los libros de historia con una caída del 27 por ciento. La aerolínea franco-holandesa Air France-KLM adelantó que este año suprimirá 1200 puestos de trabajo.

En Alemania, la situación se degradó como nunca. En el último trimestre de 2008, Alemania conoció la caída más severa desde la reunificación –1990–, con un retroceso equivalente al 2,1 por ciento. El golpe en seco ha sido mucho mayor de lo que los institutos alemanes de estadísticas habían previsto. Estos calculaban un 1,5 o 2 por ciento como máximo y se encontraron con que en los últimos seis meses el PIB se contrajo más de lo previsto. Con todo, para el conjunto del año, Alemania, que es la primera potencia europea, el PIB registró un repunte real del 1,3 por ciento. Italia empezó a andar por los caminos de la recesión en el tercer trimestre de 2008. En el cuarto trimestre del año, el PIB italiano se contrajo en 1,8% y en un 0,9% para todo el 2008. Los datos actualizados de la economía italiana superan las estimaciones más negras del gobierno italiano, que sólo había calculado un retroceso del 0,6 por ciento del PIB. En total, los tres trimestres juntos suman una caída de 2,6 por ciento y hace de Italia el país europeo mías afectado, junto a Portugal, que retrocedió en 2,1 por ciento. Holanda siguió los mismos pasos e ingresó de manera oficial en el esquema de la recesión con el equivalente a una contracción de 0,9% de su PIB a lo largo del cuarto trimestre.

El final del túnel de la crisis que comenzó a gestarse en los Estados Unidos en 2007 parece distante. La perspectiva según la cual el plan de reactivación norteamericano podría tener efectos benéficos se ha tornado borrosa. Los analistas europeos apostaban por un repunte del crecimiento en Estados Unidos en 2009. Pero esa especulación se torna cada día más irrealizable. El único país que se salva a medias de los estragos es Francia, donde la contracción de la economía alcanzó 1,2 por ciento en el último trimestre de 2008. Si Francia es el único país que, hasta hora, no entra en el cuadro de la recesión técnica porque no se dieron dos trimestres consecutivos de porcentajes en receso. Sin embargo, las previsiones para 2009 son desalentadoras. El gobierno espera que se registre una caída de al menos un uno por ciento. La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, reconoció que “al igual que en todos los países desarrollados, la actividad en Francia ha bajado significativamente debido a la crisis financiera”. Lagarde explicó que Francia había sido uno de los pocos países europeos en los cuales la actividad aumentó en el tercer trimestre (0,1%, razón por la cual no entró “técnicamente” en recesión) luego del retroceso de 0,3 por ciento en el segundo trimestre.

Los economistas estiman que Francia no escapará a la recesión en 2009. Los datos correspondientes a España son igualmente desastrosos. La economía española se contrajo en un uno por ciento entre octubre y diciembre, y ello por segundo trimestre consecutivo. España se sumó así al grupo de países que están en recesión técnica. Dentro de la eurozona, los únicos países que se salvan son Grecia –con un aumento del 2,6%–, Chipre –2,1%–, Austria –0,5%– y Eslovaquia más 2,7%. Pero este grupo es una isla milagrosamente protegida de un temporal que aún no terminó de descargar toda su potencia destructora.

Comentá la nota