Europa anuncia el fin de la recesión

Las economías de la zona euro comenzarán a crecer durante el segundo semestre, según un informe oficial; España es la excepción
PARIS.- La grave recesión que sufrió la Unión Europea (UE) "concluyó" y las economías de la zona euro comenzarán a crecer nuevamente a partir del segundo semestre, revela un informe divulgado ayer por Bruselas, que también pronostica una larga convalecencia para España, el único país que no volverá a la senda del crecimiento antes de fin de año.

En sus previsiones para 2009, publicadas al cumplirse el primer año del derrumbe del banco Lehman Brothers, la Comisión Europea advierte, sin embargo, que para 2009 la recesión será de 4% en la zona que abarca a los 16 países que adoptaron el euro como moneda única. El Banco Central Europeo, por su parte, estima que ese repliegue será del 4,1%

"Por primera vez desde de la caída de Lehman Brothers presentamos nuestras previsiones con cierto optimismo", dijo el español Joaquín Almunia, comisario (ministro) de Asuntos Económicos de la UE.

Aunque la recesión en Estados Unidos había comenzado técnicamente a fines de 2007, la quiebra de Lehman Brothers provocó un electroshock que permitió comprender la verdadera magnitud que había alcanzado la crisis mundial.

Luego de los retrocesos de 2,5% y 0,1% registrados en los dos primeros trimestres del año, la Comisión Europea (órgano ejecutivo de la UE) prevé un crecimiento de 0,2% y 0,1% para los dos últimos períodos de 2009.

En sus previsiones anteriores, divulgadas en mayo, la UE había estimado que la contracción continuaría durante todo el segundo semestre, seguida de un crecimiento nulo en el primer trimestre de 2010, y sólo vislumbraba la recuperación para mediados del año próximo.

"La situación mejoró principalmente gracias a los fondos excepcionales que los bancos centrales y los gobiernos inyectaron en la economía", añadió Almunia.

Francia y Alemania fueron los dos primeros países que dejaron atrás la recesión más larga de la historia moderna. Después de cuatro trimestres en rojo, ambos países tuvieron un crecimiento de 0,3% en el período abril-junio, lo que puso fin a 12 meses de contracción.

En el caso de Francia, la Comisión calcula que la contracción del PBI para la totalidad de 2009 será, de todos modos, de 2,1% (contra 3% de la previsión anterior). En términos generales, los resultados logrados por Francia serán los mejores de la zona euro, pues la economía alemana sufrirá una fuerte caída de 5,1%, aunque ligeramente inferior al 5,4% anunciado en mayo.

En contraste con ese panorama optimista, la Comisión revisó a la baja las previsiones para España, Italia y Holanda. Para la totalidad de 2009, el PBI de esos tres países sufrirá un repliegue del 3,7%, el 5% y el 4,5%, respectivamente.

Italia y particularmente España serán los dos últimos países de la zona euro en salir de la crisis, según las estimaciones de la UE.

A pesar de los pronósticos, Almunia relativizó el optimismo de la Comisión Europea al decir que aún "subsiste una fuerte incertidumbre [?] sobre el grado de sustentabilidad de la reactivación".

Uno de los aspectos más inquietantes es la magnitud del desempleo, que afecta a 702.000 personas en la zona euro, pero alcanza niveles alarmantes si se contabiliza la totalidad de la UE: en los 27 países del bloque hay actualmente 1,4 millones de desocupados.

Otros dos motivos de preocupación son la magnitud de los déficits públicos y el nivel de endeudamiento de los países europeos, debido a los esfuerzos financieros realizados para sostener el sistema bancario e incentivar las economías nacionales durante la prolongada recesión.

El optimismo de la Comisión Europea también fue relativizado por Joseph Stiglitz. "Lo peor pasó, pero la crisis sigue presente. La economía mundial sigue fundamentalmente débil", comentó el premio Nobel de Economía (ver aparte). Stiglitz se encontraba ayer en París para presentar al presidente Nicolas Sarkozy un informe sobre "Los resultados económicos y el progreso social", preparado con otros 20 economistas internacionales.

El director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, también consideró que era prematuro hablar de salida. "La recesión terminó, pero la crisis será duradera", repitió en varias entrevistas que concedió durante el fin de semana a la prensa francesa. "Todo es demasiado frágil para ser optimistas", concluyó.

Comentá la nota