Europa acuerda duras medidas para regular más los mercados

Europa acuerda duras medidas para regular más los mercados
Serán propuestas en la próxima cumbre del G20, que reunirá a los países industrializados y a las principales naciones emergentes. Es para contener la crisis económica global. Piden más control a los "fondos buitres" y paraísos fiscales.
Esta es nuestra última oportunidad. No podemos darnos el lujo de fracasar en Londres", dijo ayer en Berlín el presidente de Francia Nicolas Sarkozy, con dramáticas palabras que sintetizan la gravedad de la crisis global en Europa. El jefe del Estado francés habló al concluir al reunión de los países europeos del G20, que es el grupo de países industrializados y los principales emergentes (entre ellos la Argentina) convocados en la capital británica, adonde acudirá también la presidenta Cristina Fernandez de Kirchner.

Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, España y Holanda se juntaron con sus principales jefes de Estado y de gobierno en Berlín y decidieron estrecharse en torno a varios objetivos. El primero es que la reunión del G20 en Londres decida medidas duras de regulación de los mercados, que incluyan a los productos financieros y a sus principales protagonistas, para enfrentar la peor crisis económica mundial en muchas décadas, cuyos efectos se están abatiendo gravemente sobre Europa. En el último trimestre del año pasado las economías del Viejo Continente se contrajeron un 1,5% mientras que en EE.UU. la caída fue del 1%.

En la declaración final del encuentro presidido por la primer ministro alemán Angela Merkel, los países europeos del G20 decidieron plantear a la reunión de Londres una posición común para poner bajo vigilancia cerrada y regulación estricta a los fondos altamente especulativos, los llamados "hedge funds" o "fondos buitres", considerados en gran parte responsables de la timba financiera que de Wall Street se propagó a todo el mundo y está haciendo naufragar a la llamada "economía real" o productiva.

Los británicos, que se habían opuesto a medidas de control severo de los "hedge funds", esta vez se unieron a los otros socios. El premier Gordon Brown aprobó también alargar los controles a los otros núcleos privados de capital.

La reunión cumbre de Londres del G20 debe aprobar asimismo medidas fuertes para castigar a los paraísos fiscales. Los socios europeos del grupo pidieron además apretar las clavijas de "otras jurisdicciones no cooperativas", según la declaración final.

El grupo también llevará al G20 de Londres, donde estarán presentes países emergentes claves como China y la India, la propuesta de duplicar a 500 mil millones de dólares los recursos del Fondo Monetario Internacional. Gordon Brown dijo en una conferencia de prensa que estos recursos deben permitir al FMI "no sólo afrontar las crisis sino impedirlas". Su colega italiano, Silvio Berlusconi, sostuvo que Italia afronta mejor que los otros países europeos esta crisis en parte por la propensión al ahorro de los italianos.

Los socios europeos del G20 aprobaron un plan de siete puntos que serán analizados por el Consejo Europeo del 19 y 20 de marzo y serán presentados al G20 de Londres que se reunirá el 2 de abril.

La alemana Angela Merkel dijo que los líderes europeos respaldaron su llamamiento para crear "una carta de la actividad económica sostenida para reducir los desequilirios económicos y estabilizar los mercados financieros".

La carta se basará "en las fuerzas del mercado pero evitando los excesos y al final concluiría con una estructura gubernativa global".

Los recursos duplicados del Fondo Monetario deben ayudar a sus miembros "con premura y flexibilidad cuando encaran dificultades en sus balanzas de pagos", afirmó Merkel.

En la reunión del G20 de Londres "es necesario un mensaje claro y medidas concretas para generar nueva confianza en los mercados y colocar al mundo en el sendero del mayor crecimiento y empleo", concluyó la germana.

Por su parte, el primer ministro español, José Luis Rodriguez Zapatero, dijo que la cumbre del G20 debe "pasar a la acción para crear un nuevo orden financiero mundial".

"Tenemos confianza de que, pese a todas las dificultades, vamos a salir unidos de la crisis para tener un nuevo sistema financiero internacional sólido, transparente y ético", afirmó. Zapatero dijo que era necesario "erradicar los paraísos fiscales", y un sistema de regulaciones "que dé mucha más seguridad para todos".

La crisis del crédito está sofocando a las empresas y a los privados en Europa. El presidente español sostuvo que es necesario que "el Banco central Europeo mantenga las medidas extraordinarias para fomentar la liquidez.

Zapatero defendió el plan de ayuda español a la industria del automóvil, que representa el 6% del Producto Interno Bruto y genera 350 mil empleos. El plan español está bajo la lupa de la Comisión Europea, lo mismo que los planes de ayuda de Francia e Italia, por las acusaciones de que representan una forma de proteccionismo.

España no forma parte del G20, pero ha logrado ser invitado tras un intenso trabajo diplomático, alegando su condición de octava potencia industrial del mundo. Ya logró ir a la reunión del G20 en Washington en noviembre y estará presente el 2 de abril en Londres.

Comentá la nota