Eurnekián a un paso de quedarse con las rutas de la costa atlántica

El ahora empresario K podría instalar nuevos puestos de peaje. Desde hace años, el Estado bonaerense anuncia que terminará con los contratos de las concesionarias de las rutas 2 y 11 para dar lugar a una única adjudicataria por 30 años. Sigue la polémica
“Bacheos, relleno de huellas y la aplicación de un sistema de microaglomerado para devolverle adherencia al camino” fue el anuncio del mes de septiembre que realizó la ministra de Infraestructura bonaerense Cristina Alvarez Rodríguez, respecto a las obras a realizar de cara a la temporada en la ruta 2 y 11. Pero por detrás de ellas, existe un negocio a concretarse en 2009 con el empresario Eduardo Eurnekián que el cemento no puede tapar.

Vieja intención

Ya en 2006, el gobierno provincial de Felipe Solá había oficializado la idea de rescindir los contratos de las concesionarias de las rutas 2 y 11 (Covisur SA y Camino del Atlántico SA respectivamente) para licitarlas a un único adjudicatario por 30 años. Si bien los anuncios no tuvieron eco en la práctica, en mayo de este año, Daniel Scioli volvió a la carga con el proyecto de terminar con estos contratos rubricados en los años ‘90, justificándolo en la falta de obras por parte de las actuales concesionarias.

Se dice que fue como parte de la negociación de su salida, lo cierto es que, mientras tanto, en septiembre los peajes de ambas rutas volvieron a aumentar un 73% vía decreto.

Los mayores ingresos que se generaron a consecuencia (alrededor de 50 millones de pesos de ganancia por ambas rutas) fueron afectados a un fideicomiso para financiar las obras anunciadas por Alvarez Rodríguez.

Es un hecho que el gobierno bonaerense tiene tomada la decisión de rescindir los contratos de las rutas 2 y 11. Fuentes de la cartera de Infraestructura dijeron a Hoy que “hasta marzo este tema no se va a tocar, se está cumpliendo con el contrato vigente y el año que viene se verá”.

Para afrontar la millonaria iniciativa, el interesado más firme es Eduardo Eurnekián, alegórica figura los grandes “negocios” del decenio menemista. Lidera el grupo “Corporación América” dueño de Aeropuertos Argentina 2000, concesionario de la mayoría de las aeroestaciones del país. También explota los corredores viales, como encargado de las obras de construcción, mantenimiento y explotación en concesión de la autopista que unirá las ciudades bonaerenses de Pilar y Pergamino.

Un detalle: ya está confirmado que el futuro único concesionario de las rutas atlánticas podrá colocar algunas cabinas de peaje adicionales a las existentes.

Voces en contra

“Voy a los saltitos, eso te pinta el estado de este camino” describió el diputado provincial Carlos Nivio mientras manejaba camino a Mar del Plata, cuando Hoy lo requirió telefónicamente para consultarle por la situación de las rutas 2 y 11. “Darle a una empresa privada la concesión no sirve, no reinvierten las ganancias, lo poco que se hizo fue gracias al último aumento de tarifas”. Nivio presentó por esto un pedido de informes y jamás obtuvo respuesta.

En sintonía, el senador radical Jesús Porrúa mencionó a Hoy que “la ruta está abandonada, no tiene mantenimiento, sólo se dedican a hacer algunas antes de la temporada”.

La falta de financiamiento en materia de obras no se explica: las ganancias de las rutas son exhuberantes. La ausencia de control de la Provincia se hace visible, y el cierre de un negocio con el megaempresario Eurnekián después de la temporada estival parece inminente. Mientras tanto, el único camino que tienen los usuarios de estas autovías es el de seguir afrontando contundentes subas de tarifa.

Comentá la nota