La eterna lucha de barrio Alberdi: las calles destruidas por la lluvia

Según los vecinos los arreglos son sólo “parches” que duran hasta la próxima tormenta y que los más humildes son los más damnificados. El Municipio asegura que trabaja con los recursos que dispone.
Los 30 milímetros de lluvia que cayeron ayer durante la mañana en Río Cuarto alcanzaron para poner una vez más al descubierto el mal estado en el que se encuentran las calles de tierra de barrio Alberdi. Sus vecinos expresaron su descontento, y aseguraron que las obras prometidas no se desarrollan como deberían.

En los distintos sectores del barrio al este de la ciudad sostienen que los trabajos son sólo parches que dejan a la calle en un peor estado cuando pasa una tormenta.

Durante las lluvias muchos quedan varados y cuando para el agua, trasladarse es una odisea.

Consultados los presidentes de las vecinales más afectadas del barrio, coincidieron en que día a día aumentan los reclamos de los vecinos por el estado de las calles.

Delia Quiroga, de la vecinal Güemes, indicó que “en diciembre fue la última reunión con el Municipio, quizás en marzo comiencen nuevamente las actividades”, y agregó:

“La Municipalidad no tiene fondos y nos ha dicho que los trabajos los harán de a poco.

La responsable de la vecinal, comentó que los problemas que tienen en la calle Olegario Andrade son de larga data y que aún no logran cambios.

Por su parte, Jorge Phillpot, de la vecinal Alberdi Norte, sostuvo: “Está todo deteriorado, las calles en este estado perjudican a los más humildes que cuando llueve de este modo no puede salir a trabajar”. “En el último tiempo no se hizo nada, estamos con el corazón latente”, agregó.

Según Phillpot, una de las calles más afectadas es la Islas Malvinas (foto), “siempre la arreglan mal, con una inclinación hacia el centro del barrio, no hacia el río como debería, y se llena todo de agua”, dijo.

En el barrio Peirano, Miguel Ángel Cechelli, responsable de la vecinal, afirmó: “Por las calles principales pasó la máquina pero los arreglos no son duraderos, porque están mal hechos”. Luego agregó: “El problema se debe resolver de forma integral, se deben estudiar los escurrimientos, hay calles que mueren en lugares que no son los apropiados”.

Cechelli sostuvo que los cordones cuneta deberían hacerse de modo que funcionen correctamente, y que “los arreglos no duren hasta la próxima lluvia”.

Desde el Círculo Vecinal, Teresa Díaz comentó que las calles se arreglarán por sectores, que el mal tiempo demora los arreglos, pero que el intendente les dio una idea de trabajo optimista hacia el futuro. “Ahora se está trabajando más en Banda Norte, los de Alberdi tendrán que esperar”, dijo Díaz.

Con las obras a media máquina

El secretario de Desarrollo Urbano de la Municipalidad, Eduardo Angelini, indicó que los trabajos que se están realizando en las calles de tierra que se encuentran en mal estado, dependen de las maquinarias con las que se dispone. “Por el momento se pasa una motoniveladora para el planchado, es muy difícil hacer el escariado o el trabajo con otro equipamiento en esta época”, aseguró el funcionario.

Respecto del enarenado de las calles, Angelini señaló que como no se tienen las maquinarias necesarias, no se puede sacar con normalidad arena del río. “En una primera etapa, se da prioridad a las calles que tienen más tránsito, luego se trabaja en las calles donde hubo pedidos específicos”, dijo y aseguró que por ahora no se las asfaltará

Comentá la nota