Etchecolatz acumula juicios

El comisario retirado, condenado por delitos de lesa humanidad, será juzgado nuevamente por la represión ilegal en la Brigada de Investigaciones de La Plata. En la misma causa recuperará su libertad Raúl Orlando Machuca.
El represor Miguel Etchecolatz quedó ayer más cerca de un nuevo juicio oral y público por delitos de lesa humanidad cometidos en la Brigada de Investigaciones de La Plata, porque la Cámara Federal de esa ciudad confirmó su procesamiento y el de otros cinco imputados. Sin embargo, los camaristas que integran la sala I de ese tribunal revocaron la prisión preventiva del acusado Raúl Orlando Machuca, por lo cual recuperó su libertad. Hace pocos meses otro camarista platense, Leopoldo Schi-ffrin, había recomendado que fueran elevados a juicio en forma conjunta este expediente, que era el más demorado, el referido a los crímenes cometidos en la comisaría 5ta. de La Plata y el que investigó los casos del centro clandestino Arana por coincidir la identidad de víctimas y represores imputados y para evitar la "multiplicidad innecesaria de juicios".

La resolución que firmaron los camaristas Alberto "Tito" Durán y Carlos Compaired fue una respuesta al pedido de "pronto despacho" que habían presentado la fiscalía y la querella y confirmó también el procesamiento que había dictado el juez federal Arnaldo Corazza al ex subjefe de la policía provincial Rodolfo Aníbal Campos, al comisario Fernando Svedas, al cabo Julio César Argüello y al oficial subinspector Machuca. Este policía que integró la patota de la Brigada de Investigaciones que comandaba Etchecolatz llegó a ser uno de los comisarios preferidos del ex jefe de la Bonaerense Pedro Klodczyc y estuvo investigado por colaborar con el ex comisario Juan José Ribelli para violar la incomunicación que había dispuesto el juez Juan José Galeano en la causa AMIA. Supo ser dueño de dos casas, dos departamentos, un local comercial y un terreno, además de varios autos, y fue investigado por enriquecimiento ilícito. Había sido excarcelado en la causa Arana y sólo permanecía preso por su imputación en Brigada, hasta este fallo. Su defensor había argumentado que al momento en que se le imputa haber integrado la "patota" de la Brigada "era un oficial recién egresado" y que realizaba tareas de "control de moralidad, de cabaret, prostitución, minoridad y vagancia", mientras que "la lucha antisubversiva estaba a cargo de personal militar".

Los camaristas platenses de la sala I afirmaron que "se encuentra probado" el "esquema de responsabilidades" por los delitos cometidos en la Brigada de Investigaciones por el "aparato represivo ilegal instaurado a partir del 24 de marzo de 1976, bajo una precisa cadena de mandos". Al ratificar los procesamientos por secuestros y torturas, de los desaparecidos Oscar Favero y María Paula Alvarez entre otras víctimas, los camaristas afirmaron que la medida fue correcta porque "la materialidad ilícita fluye claramente de las pruebas reseñadas y dan por acreditado el funcionamiento de los centros clandestinos de detención pesquisados, las ilegítimas privaciones de la libertad y el sometimiento a torturas". La resolución declaró extinguida la acción penal contra Rodolfo González Conti y Carlos Vercellone, ambos fallecidos el año pasado.

En septiembre de 2006 el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata condenó a Etchecolatz a reclusión perpetua por delitos cometidos "en el marco del genocidio" y está preso en la cárcel de Marcos Paz. Lo sentenciaron por los homicidios de Diana de Mariani, Ambrosio De Marco, Patricia Graciela Dell Orto, Elena Arce Sahores, Nora Livia Formiga y Margarita Delgado y por los secuestros y tormentos a Nilda Eloy y Jorge Julio López, el testigo que está desaparecido desde el 18 de septiembre de ese año.

Comentá la nota