“Hay que ser estúpido para no acompañar al Gobierno”

Cáceres, de UTA, fue elegido nuevo titular de la CGT-Laprida en un plenario sindical. El sindicalista advirtió que cuando sea necesario le dirán que no al PE. La nueva conducción fue elegida por unanimidad.
El nacimiento formal de la CGT-Laprida fue rápido y predecible. En poco más de dos horas, un congreso extraordinario, del que participaron dirigentes de 50 gremios, desgajó el organismo obrero de la provincia. Luego de meses de cruces con la CGT-Buenos Aires -conducida por Jesús Pellasio (Uatre), cuyo mandato venció en noviembre y fue prorrogado-, los referentes eligieron por unanimidad a Ricardo Cáceres (UTA) como el nuevo secretario general.

La fractura comenzó dos años atrás, cuando algunas agremiaciones se alejaron de la CGT para despegarse de la conflictiva relación entre Pellasio y el Gobierno. En el medio del camino quedaron dispersos otros dos grupos menores, uno integrado por algunos gremios estatales y otro independiente -de sindicatos más pequeños-; ninguno de ellos participó de la elección.

El acto comenzó a las 12, en la sede de UTA, Laprida 366. Los militantes del gremio de los camioneros le pusieron color y ruido al acontecimiento, con una manifestación a la puerta del local que obligó a la Policía a cortar el tránsito. Mientras tanto, en el interior, cada paso del proceso se cumplió al pie de la letra. Dos veedores de la delegación de Trabajo de la Nación y una escribana supervisaron las acciones.

Luego de leerse la conformación de la única lista (la Celeste y Blanca), los participantes votaron levantando la mano. Una vez que Cáceres fue proclamado en la sala estalló la marcha peronista.

Recién en ese momento apareció en escena el titular de UTA y Secretario de Trabajo, Roberto Jiménez. Edgardo Bessone (AMET), levantó el brazo de Cáceres y su titularidad quedó sellada. “Hay que ser muy estúpido para no estar acompañando al Gobierno”, disparó el flamante titular para luego completar: “no somos de (el gobernador) José Alperovich . Cuando tengamos que decir que no a algo, lo diremos. Pero siempre estaremos en concordancia (sic)”.

LA GACETA se comunicó con la central de la CGT en Buenos Aires, y las fuentes se mostraron sorprendidos por la noticia de la elección. Deslizaron que la normalización sólo puede ser ordenada desde allí.

Comentá la nota